La letra de Las Flores de la Guerra

Rodada durante 5 meses, Las Flores de la Guerra es una de las producciones más extensas y de mayor presupuesto jamás realizada en China. La película recrea la realidad de Nanjing después de que tropas japonesas invadiesen la ciudad china, hechos que desencadenaron uno de los episodios más impactantes de sufrimiento de civiles en la historia moderna. Sin embargo, la película no se centra tanto en la batalla caótica en las calles, sino más bien en otra “lucha interior” para hacer lo correcto y de recuperar esa humanidad esencial que trasciende incluso los conflictos más duros.

Como la mayoría de chinos, Yimou conocía en profundidad desde hace mucho tiempo los hechos más relevantes de la masacre de Nanjing de 1937. Sabía que, cuando las tropas japonesas tomaron la ciudad, desencadenando una batalla con los soldados chinos y con aquellos que sobrevivieron al ataque, el conflicto resulto en una horripilante aniquilación que conllevo la muerte de cientos de miles de civiles, así como la violación de decenas de miles de mujeres, hombres y niños. Pero cuando leyó la novela de Yan Geling, Las Trece Flores de la Guerra, se sintió conmovido por algo diferente: por la historia de unas personas normales, que generalmente no son recordadas históricamente. Aquellas que encuentran en sí mismas una inesperada fuerza interior.

«La masacre de Nanjing es bien conocida por el pueblo chino», explica Yimou. «Vemos películas o series de televisión sobre ella prácticamente cada año. Pero esta novela me gusto más, porque es un relato sobre humanidad, una historia que toma un punto de vista femenino. Eso es lo que la hace única. Estaba decidido a hacer una película sobre ella«.

La novelista Yan Geling (que nació en Shanghai, y que estudio Literatura en Estados Unidos) basó su novela tanto en las historias reales de dos norteamericanos que estuvieron en Nanjing, y cuya acción fue inestimable para ayudar a ciudadanos chinos a sobrevivir durante y después de la masacre, así como para  varios prostitutas de Nanjing, que se ofrecieron a sustituir a estudiantes cuando corrían el peligro de ser forzadas a convertirse en las «acompañantes» de los soldados  japoneses.

Yimou y el guionista Liu Heng vieron en la historia de Geling mucho más que un drama épico. Para ellos era la oportunidad de explorar cinematográficamente las reacciones humanas más primarias ante los peligros de la guerra. También vieron la oportunidad de ir más allá de una perspectiva nacionalista de Nanjing, y de hacer énfasis en el tema universal que yace en el núcleo de la historia: cómo la gente que se encuentra bajo amenaza en cualquier país, y en cualquier periodo histórico, descubre que ayudar a otros se convierte en algo más grande que su propia supervivencia.

«No importa que guerras o desastres tengan lugar en la historia, lo que rodea esos momentos es la vida, el amor, la salvación y la humanidad», afirma Yimou. «Espero que esas cosas se perciban en esta historia. Su lado humano era más importante para mí que el contexto de la masacre de Nanjing. La naturaleza humana, el amor y el sacrificio: esos son los elementos verdaderamente eternos. Para mí, el evento es el contexto histórico de la película. Pero la pregunta que perdura es cómo el espíritu humano puede crecer y desarrollarse incluso en tiempos de guerra».

Mientras que el núcleo de la película es íntimo, su campo visual es amplio. Yimou comenzó a imaginar el proyecto mientras preparabala Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos celebrados en Beijing en 2008. Algunos años más tarde, y después de un intenso proceso de diseño y desarrollo, se comenzó a rodar la que se convertiría en la mayor producción nacional llevada a cabo en China, con un valor equivalente a 100 millones de dólares en los E.E.U.U.

Artículos relacionados:

La frase de la semana: Zhang Yimou viaja al corazón de la guerra

El cine de Zhang Yimou

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *