MENU

Recordando a Benny Chan, nuestro director de acción de Hong Kong

24/08/2020

Este recién pasado 23 de agosto nos dejaba a la temprana edad de 58 años el realizador Benny Chan (Muk-Sing), más conocido en occidente por dirigir algunas películas de la etapa intermedia de Jackie Chan, como Who Am I? y New Police Story. Una pérdida para la industria del cine de Hong Kong en un momento en que ésta lucha por mantener algún rasgo de identidad ante la gran “muralla china”.

Benny Chan, el hombre de acción

Benny Chan - A Moment to Romance

Chan era un hombre de acción. Nadie lo pone en duda. Un hombre experimentado en la planificación y en el montaje, un director que sabía todos los truquillos de su oficio al haberse codeado con grandes nombres del cine de la ex-colonia británica. De hecho, comenzó su carrera como asistente de Johnnie To mientras estaba en la TVB, antes de pasar a dirigir sus propias películas. Tuvo un buen maestro, pues. Hizo su debut como director en A Moment of Romance (1990), producida por el propio To (aún sin el apoyo corporativo de su Milky Way) y con la presencia de unos jovencitos Andy Lau y Jacklyn Wu. El filme combinaba thriller y romance, en una historia que gustaba mucho en aquel entonces: la del típico chaval que entra en una triada y al poco se debate entre seguir a rajatabla sus directrices, aunque ello implique sacrificar a su amada, o escapar de la organización criminal para labrarse un futuro mejor. El actor veterano Ng Man-Tat, que interpretaba al camarada fiel de Lau, ganó el premio al Mejor Actor de Reparto en los 10th Hong Kong Film Awards. Una producción muy aclamada en su momento que fructificó en una trilogía (la segunda también dirigida por Chan y la tercera por su sifu To).


Benny Chan hizo su debut como director en A Moment of Romance (1990), producida por el propio To (aún sin el apoyo corporativo de su Milky Way)


Benny Chan - Nig Bullet

En 1996, Chan dirigió, produjo y co-escribió la aclamada Big Bullet, no muy conocida por estos lares. Raymond Chow, el mandamás de la legendaria Golden Harvest, que estaba dando sus últimos coletazos como productora, le confió un gran presupuesto para hacer “la mejor producción de Hong Kong de todos los tiempos”. ¡Y vaya si salió bien! Después de agredir a su comandante táctico durante una redada que salió torcida, un policía temperamental (Lau Chin-Wan), es degradado a la Unidad de Emergencia, considerada durante mucho tiempo como el vertedero de policías problemáticos. Este viejo perro pondrá patas arriba a toda la institución para resolver un último caso. Recaudó un total de 9.771.575 dólares de HK (casi un millón de euros actuales). Ganó 7 premios en la 16ª edición de los Hong Kong Films Awards (mejor película, director, actor principal, actor de reparto –Jordan Chan-, actriz de reparto –Theresa Lee-, fotografía, coreografía de acción y música original –Peter Kam-). Y en los Golden Horses de ese año Peter Cheung y Cheung Ka-Fai se llevaron el premio al Mejor Montaje.

Big Bullet pues, le hizo ganar galones dentro de la industria. Ya independizado y con montones de guiones sobre la mesa, decidió que lo suyo era el cine de palomitas, con muchas balas, persecuciones, explosiones y ganas de entretener al personal, sin guiones muy complejos, pero bien ejecutados. Él pertenecía a la vieja escuela y rodar polars situados en Los Nuevos Territorios no le seduce, prefiere permanecer afincado en la zona Central, en el centro financiero donde operan las gestoras de fondos de inversión, en el Soho o en Kowloon. Lo que es irrefutable es que el cine de acción del Hong Kong post-97 pasará por sus manos.

Benny Chan - New Police Story

Sabiendo del poder que le otorgaron los productores y de su capacidad por cumplir escrupulosamente los calendarios de rodaje, acepta dirigir al bueno de Jackie Chan en Who Am I? (1998): un filme que debía relanzar la carrera del actor de El mono borracho en el ojo del tigre en Hong Kong, en un momento en el que el actor empezaba a ser mimado en Hollywood. El Chan actor interpreta a un agente con amnesia después de sufrir un accidente en helicóptero que debe recuperar su identidad para resolver un caso en el que está implicado. Igualmente producida por la Golden Harvest, contaba con un presupuesto exiguo para la cantidad de localizaciones donde rodaron, incluidas Johannesburgo o Rótterdam. Este turismo escenográfico hizo que tuviera una fuerte acogida en occidente y la colaran como una producción USA, cuando en realidad las señas de identidad eran muy hongkonesas. Recaudó más de 38 millones de dólares. Lo más importante: los dos Chan hicieron buenas migas en el rodaje y entablaron una relación de amistad que se rubricó en producciones posteriores como New Police Story (2004), el remake de la película que catapultó en muchos aspectos a Jackie y título de culto donde los haya; Dos ladrones y medio (2006), una buddy-movie en la que compartía pareja con Louis Koo; o Shaolin (2011), que pretendía explicar la caída del mítico monasterio consagrado a las artes marciales. 


El director decidió que lo suyo era el cine de palomitas, con muchas balas, persecuciones, explosiones y ganas de entretener al personal, sin guiones muy complejos, pero bien ejecutados.


Pero hay mucho más Benny: Gen-X-Cops (1999), una historia imposible de mafiosos japoneses equipados con gadgets tecnológicos que combatían contra la más entrenada élite de policías hongkoneses y que no dejaba de ser la carta de presentación de algunos de los nuevos rostros del cine de la ex-colonia británica (Nicholas Tse o Stephen Fung). Este entretenimiento sin fin contaría con una secuela aún más surrealista y que no escatimaba en efectos digitales: Experimento Letal (1999), con la aparición de Robocop incluida. Ambas tendrían el sello de Media Asia y un porcentaje del accionariado productivo del propio Jackie Chan.

Y en el nuevo milenio ya…

Benny Chan- Heroic Duo

Benny Chan reconducirá los cauces de su carrera como cineasta en Heroic Duo (2003), un thriller muy sólido, con un guion más elaborado, pero que no rehuía del esteticismo: un policía egocéntrico y clasista debe formar equipo con un hipnotizador encarcelado por fraude para pillar a un criminal. Duelo interpretativo entre Eking Cheng y Leon Lai que quita la respiración en muchas escenas. Esta producción recuperaba a dos grandes actores de la industria local, y fue producida por Universe Entertainment en un intento de afianzar sus producciones de acción. Su historia y el tono de la misma nos recuerda a Running Out of Time 2 (2001) de Johnnie To. Sea como sea, se trata de otra película imprescindible de su filmografía, que, casualmente, llegaría en un año de buena cosecha para el cine “Made in HK” (el año que Infernal Affairs es descubierta en occidente). 

Por otro lado, Divergence (2005) cuenta la historia de tres personajes equidistantes que deben formar equipo: un asesino que siempre camina por la cuerda floja, un amargado policía que lleva un año buscando a su novia después de que desapareciera sin dejar rastro, y un abogado que desconfía de la justicia. Un asesinato unirá sus vidas. Con este film, Chan demostró que había evolucionado como cineasta comercial, pues sus planteamientos formales, estéticamente posmodernos, subyugaban los mecanismos del cine de acción hecho en la ex-colonia británica. Además, se aproximaba a los estilismos narrativos y conceptuales de otros directores no asiáticos: fíjense sino en esas secuencias entrecortadas, esa persecución alargada inútilmente para concluir en un combate uno contra uno, o a esa ambientación lluviosa nocturna del clímax final, rodada con exquisitez fotográfica, y que se asemejaban a los thrillers facturados en los Estados Unidos o Corea del Sur de esos años.

Benny Chan - Invisible Target

En la misma estela se situaba Invisible Target (2007), una fotocopia de la anterior a nivel genérico, argumental y estético: la película estaba protagonizada por Nicholas Tse, Jaycee Chan y Shawn Yue, que interpretaban a tres agentes de policía de personalidad conflictiva que se ven obligados a hacer piña debido a su indisciplinado código de conducta para acabar con una banda criminal liderada por un padrino que hasta ahora ha eludido a las autoridades judiciales (el actor marcial Wu Jing). Un filme muy cool, muy nocturno, que perfectamente se podría haber llamado “tres hombres y un destino”. Divergence e Invisible Target conforman un programa doble de acción que ya le hubiera gustado a Jerry Bruckheimer o a Joe Silver haber financiado.


La dedicatoria de Donnie Yen en su cuenta de Instagram al conocer la noticia: “Extrañaré tu sonrisa, nuestros intercambios creativos e historias de paternidad. Te extrañaremos mucho, amigo mío”.


De su conexión con los mandamases de las grandes productoras de Hong Kong, llegaría Connected (2008): remake al dedillo de Cellular (David R. Ellis, 2004). En esta versión encontramos los nombres de Louis Koo, Barbie Hsu, Nick Cheung y Liu Ye. Koo interpreta el papel de Chris Evans en el filme original, en este caso es un padre soltero que recibe la angustiosa llamada en su móvil de una mujer (Wu toma el guante de Kim Basinger) que ha sido secuestrada por una banda de agentes corruptos de la Interpol que quieren recuperar una agenda oculta. Nada que envidiar a la película de Ellis, pero se nota que era una producción de encargo al 100% con muy poco margen para la improvisación (fue ya coproducida con la división de Warner China para venderla al mercado chino), aunque la pátina de Chan se deja notar en algunas secuencias (los combates cuerpo a cuerpo, más explosiones y colisiones entre automóviles, etc). Al comparar su película con Cellular, Chan dijo en entrevistas que su versión incluía “muchos elementos de las películas de acción de Hong Kong que la hacen mejor, aunque quería que los personajes parecieran más verosímiles y creíbles”. ¿Lo consiguió? Que cada cual la juzgue.

Benny Chan - Call of Heroes

A partir de ahí, su ritmo de rodajes decayó y presentó un filme cada dos años. City Under Siege (2011), un filme de acción fantástico algo irregular en el que un grupo de personajes circenses con poderes debían salvar la ciudad de unas acciones terroristas perpetradas por criminales con habilidades mutantes (sic). The White Storm (2013), que volvía a las andadas del cine criminal con cierto pedigrí, con un relato muy gélido que enfrentaba a dos “hermanos” policías destinados a una operación encubierta de narcóticos. Filme solvente pero con el aura de los productores chinos planeando por los sets de rodaje, lo que la hacía más rígida a nivel de montaje y planificación, y menos arriesgada, menos hongkonesa, vamos.

Benny Chan - Meow

Lo mismo le sucedía a Call for Heroes (2016), con un tufillo militarista y de exaltación de patriotismo chino que hacía sucumbir al espectador occidental. Y para alejarse de tanta adrenalina y testosterona, en 2017 filma Meow: una comedia fantástica en la que un padre cateto (Louis Koo con peluca) adopta a un alien con atributos felinos para contentar a sus hijos y termina evitando una invasión extraterrestre. Y así llegamos al momento actual.

Según medios de Hong Kong, Benny Chan fue diagnosticado de un carcinoma nasofaríngeo el pasado año al notar molestias mientras filmaba su última película Raging Fire, protagonizada por Donnie Yen y Nicholas Tse. Aunque pudo terminar de dirigirla, no pudo completar la posproducción. Yen le dedicó unas emotivas palabras en su cuenta de Instagram: “extrañaré tu sonrisa, nuestros intercambios creativos e historias de paternidad. Te extrañaremos mucho, amigo mío”. Nosotros también lo extrañaremos. Esperemos que su trabajo póstumo nos llegue más pronto que tarde y sirva para honrar a nuestro nombre de acción en Hong Kong.

Por Eduard Terrades Vicens

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA