MENU

Península, el día que los zombis regresaron a Sitges

14/10/2020

Se han escrito infinidad de críticas, tuits o comentarios acerca del esperado regreso del realizador coreano Yeong Sang-ho al universo de Train to Busan. Mucho ruido antes de tiempo: la película ha podido verse por primera vez en España el pasado jueves 8 de octubre. Pero ya se sabe que no se le pueden poner limitaciones al mundo virtual de internet. Muchos han sido los que han visto la película en tablets, televisores o móviles. Desde el principio, Península ha tenido una legión de detractores. Así que la incertidumbre sobrevolaba el Auditorio de Sitges el día de su estreno europeo. ¿El resultado?

¿Un fracaso del cine coreano?

Desde el momento en el que el director Yeong Sang-ho anunció la continuación de Train to Busan (el blockbuster visto por más de 12 millones de coreanos en 2016), el aficionado al cine de género aguardaba expectante. Las redes viralizaron cualquier imagen promocional de la película. El primer teaser del film se posicionó como lo más visto por el seguidor del cine asiático y el fantástico en general.

Península ha sido, sin duda, la película coreana más esperada del año 2020.

Península - CineAsia

Luego llegó la pandemia. Y con ella, llegó un cambio en el mercado de la distribución y la exhibición cinematográfica mundial. Avalada por el sello del Festival de cine de Cannes (un Festival que finalmente no pudo celebrarse), la película se estrenó en las salas de cine de Corea el 15 de julio. Una decisión arriesgada la de su distribuidora Next Entertaiment World. Como sucedió con Time to Hunt, la película podía haberse vendido a Netflix y dejar la cuenta de explotación en números positivos. Al final, Península ha sido vista por 4 millones de espectadores en Corea. No es una mala cifra. Pero no se acerca de ni de lejos a los 12 millones que vieron Train to Busan. ¿Fracaso? ¿Decepción?

Hace varios meses que las redes se han llenado de comentarios acerca de la película. En su mayoría, para ser honestos, han sido negativos. Incluso han llegado a ser ofensivos y demoledores. Las redes sociales habían dictado sentencia. ¡Esto no es Train to Busan! ¡Fracaso total! ¡Efectos especiales de videojuego! Su estreno limitado en Estados Unidos, en el mes de agosto, no mejoró las cosas. La ‘infalible’ web Rotttentomatoes la puntuaba con un 49%.

Península no es Train to Busan

Península - CineAsia

En parte he de darle la razón a la legión de fans que vieron la película en internet. Península no es Train to Busan. De la misma manera que Alien no es Aliens. La primera cinta es un film de terror que acontece en una localización determinada (un tren o una nave espacial), mientras que la segunda película, tanto el film de Yeong Sang-ho como el de James Cameron, se decantan por la acción. Quizá parte de la decepción de los espectadores venga de sus propias expectativas acerca de lo que tenía que haber sido la película.

Para el que escribe este texto, Península es una estupenda cinta de acción que bebe de diferentes fuentes. Desde 1987: Rescate en Nueva York de John Carpenter, al ambiente postapocalíptico de la saga Mad Max. O, incluso algunas de las cintas de Fast and Furious. A pesar de estas referencias la película de Yeong Sang-ho tiene una identidad propia. Los que conocen el cine del director coreano (desde sus inicios en el mundo de la animación con The King of Pigs a The Fake o en la reivindicable Psychokinesis) conocen que la conciencia social siempre está presente en sus films. Temáticas como el bullying, la corrupción, las diferencias sociales aparecen en todos sus proyectos. En Península, Yeong Sang-ho retrata al ser humano como el verdadero monstruo. Cuatro años después de la infección acontecida en el epicentro de Seúl, las hordas de zombis se han convertido en el entretenimiento para las bandas que operan a sus anchas en la península coreana. Por otra parte, los refugiados coreanos que han logrado llegar a Hong Kong viven como ciudadanos de segunda, algo así como lo que está sucediendo con muchos inmigrantes en nuestra propia sociedad.

Como he leído en un comentario de internet que comparto ‘muchos buscaron otro Train to Busan en Península, pero ni es ni se la espera’.

Bienvenidos a la montaña rusa: la acción como espectáculo

península - CineAsia

Península es una montaña rusa. Un film que no da tregua al espectador al que arrastra en un torbellino de emociones, desde el prólogo hasta el epílogo final. Eso sí, si no disfrutas de este tipo de películas, difícilmente te va a gustar. Está claro que hay diferentes tipos de montañas rusas. A mí, por ejemplo, si me montan en el Dragon Khan, me da un mareo en la primera curva. Sin embargo, si me subo en el Shambhala soy el hombre más feliz del mundo. Por tanto, y como blockbuster que es, no es una película que le ‘tiene’ que gustar a todo el mundo. No pasa nada. Hay personas que detestan las montañas rusas.

En Sitges Península ha tenido una segunda oportunidad. Vista de forma presencial ha gustado hasta a aquellos que llevaban meses diciendo que no les interesaba lo más mínimo. La gente ha salido tanto del Auditorio como del Retiro, los dos cines en los que se ha proyectado, con una sonrisa reveladora.

Especialmente emocionante ha sido su proyección en el cine Retiro. Con la sala llena (menos del 70%, como marcan las medidas de seguridad). Desde el día que comenzó la pandemia que nos ha mantenido alejados de las de cine, del contacto con nuestros amigos…, una de las razones que nos ha animado a muchos a seguir adelante era la de ver la emblemática sala de cine de Sitges llena. El público con mascarillas, pero en un cine. Con todas las medidas de seguridad, pero a punto de asistir a una fiesta.

La sesión del film de Yeon Sang-ho ha sido uno de los momentos más emocionantes que he vivido este año en el Festival. Seguro que nuestra traductora de coreano favorita Jiyoung Youn (a la que se le dedicó la proyección del cine Retiro) también la disfrutó desde el lugar donde ahora ‘vive’. El aplauso unánime al acabar la película ha reivindicado a un film que el próximo 6 de noviembre se estrena en toda España. No os perdáis uno de los entretenimientos del año. Península no es una obra maestra. Es pura diversión. Con unas lagrimillas quizás al final. Ya sabéis, así es el cine coreano.

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA