MENU

Festival Internacional de cine de Gijón. Día 7 y 8. Jueves 22 y Viernes 23: Despedida y Palmarés

25/11/2012

Los dos últimos días del Festival de Gijón iban a ser para mí los más interesantes en cuanto a cine asiático se refería, puesto que teníamos en liza dos estrenos en España, tanto de películas como de directores.

El jueves por la mañana a primera hora me esperaba About the Pink Sky, ópera prima de su director Keiichi Kobayashi, que se presentaba en la Sección Oficial del Festival. La película se podría enmarcar dentro de las mil que cada año se realizan en Japón sobre adolescentes y estudiantes japoneses, sino fuera porque About the Pink Sky se ceba con un cinismo y una ironía impropia de una primera película de todo eso, del uso y abuso (sobreexplotación) del universo teen nipón que deja millones de yenes de beneficio a lo largo del año a la industria japonesa del cine. A través de una historia aparentemente simple e incluso “tonta” (la pérdida y posterior devolución a su dueño de una cartera, así de simple), nos conduce a una crítica aguda y, por qué no, a veces excéntrica de la sociedad japonesa: desde adolescentes que se “prostituyen” en la red para ayudar a sus familias en casa, familias prácticamente inexistentes (nunca aparecen en pantalla), etc. Con la ayuda de un blanco y negro que no ayuda a empatizar y permite una mirada fría y objetiva, la ausencia total de música (cosa impensable en las comedias comerciales de adolescentes que pueblan los cines de Japón) y las exageradas caras (muy estilo manga) que adopta la protagonista del film (la novel Ai Ikeda), About the Pink Sky, es una singular y muy diferente mirada al mundo adolescente japonés… sólo que le sobran 20 minutos (el metraje se acerca a las dos horas) y para mí hubiera sido redonda.

Mientras hacíamos tiempo para llegar a las 16.00h, momento en el cual el Festival me permitía ver, antes de su pase oficial, Barbie, para poder después realizar una entrevista a su director, me metí de nuevo en el cine para encontrarme con Fatih Akim (Contra la Pared, Soul Kitchen) y su documental Polluting Paradise. En 2007, en una localidad que por casualidad visitaba Akim en la costa del Mar Negro, se iba a construir el mayor vertedero de toda Turquía en contra de los deseos de sus habitantes y su ayuntamiento. Fatih convierte el film en una especie de lucha entre David y Goliat: entre aldeanos, científicos, alcalde, periodistas y los intereses de las instituciones y poderes fácticos… Una lucha que todavía ahora, año 2012, después de 5 años, se sigue librando, pues el vertedero sigue allí, y durante los cuales la cámara del director alemán (de origen turco) ha estado ejercitando de espía y denunciando los hechos.

Mi cita con Barbie llegaba. Muchas expectativas para la 4 película de su director Lee Sang-woo (aunque él dirá que es su séptima u octava, pero nadie sabe de sus 4 primeras), que sorprendió dentro de la industria del cine independiente coreano con su anterior éxito de taquilla (un éxito moderado como todo film independiente), My Mother Is a Whore. Barbie resulta ser su película más comercial con la capacidad de llegar y ser vista por más gente, pues no existen demasiadas imágenes perturbadoras, a las que ya nos tenía acostumbrados su director (sexo, violencia, violaciones, abusos…)… aunque todo ello esté de una forma u otra implícito en la historia que se cuenta: Soon-young, interpretada magistralmente por nuestra conocida ya Kim Sae-ron (El Hombre sin Pasado), está a punto de ser adoptada por una familia americana en contra de su voluntad, mientras que su hermana pequeña, Soon-ja (interpretada por la hermana también en la vida real de la otra, Kim A-ron), se moriría por viajar a los EEUU y cumplir así su sueño de convertirse en una Barbie (la muñeca de sus ojos). Su tío, un tipo borracho, maltratador y sin escrúpulos, se ha encargado de todo el plan, mientras el padre de las niñas, deficiente mental, es testigo indefenso de lo que ocurre. Pero lo que aparentemente es una adopción por el bien de la niña… no es así del todo… Muchos opinan que Barbie es un panfleto antiamericano… nada más lejos de la realidad… Su director “ama” (literalmente) a los EEUU, de hecho, es su segundo hogar… Pero hace cosa de 25-30 años, con Corea del Sur bajo la dictadura, la adopción de niños coreanos por parte de familias americanas y europeas era un hecho frecuente (como lo es en estos momentos en otros países asiáticos). La historia en la que se basa Barbie ocurrió en la realidad. Su director, como hace en todas sus películas, pone su punto de mira en un hecho atroz, a la vez que nos sacude de nuestras butacas pasando del odio al amor por esa niña que será sacrificada. Sólo quiere denunciar un hecho: la indefensión de miles de familias que hoy en día en Corea viven en la miseria más extrema, con unas condiciones de vida lamentables. Hábilmente, Sang-woo conduce al espectador donde quiere hasta llegar a un final completamente estremecedor… un final que acaba como empieza la película: una mochila de la muñeca Barbie en la cinta transportadora de un aeropuerto. Un notable alto para Lee Sang-woo y su Barbie.

Con la película vista, ya podía empezar a prepararme la entrevista que tendría una hora después… Pero sobre ésta, os contaré en breve, pues publicaremos la entrevista entera aquí en CineAsia, un encuentro que duró casi una hora y media y en el que pudimos hablar, no sólo de Barbie, sino también de la industria del cine coreano, de directores (a Lee Sang-woo, como a mí, no nos entusiasma Hong Sang-soo… ja, ja, ja), de sus vicios y pasiones, de cómo trabaja, etc, etc… Próximamente…

Pero aquí no acababa el día; quería reservar mi última proyección del Festival para conocer en persona a uno de los descubrimientos personales en este certamen, el realizador eslovaco Juraj Jakubisko. En la proyección de su última producción, Bathory, en los Cines Centro, Jakubisko y su mujer iban a estar presentes… y es más, después del pase, íbamos a poder charlar con él… Así que a las 10.15h de la noche estaba en el centro comercial como un clavo… Esa fue mi última película en el Festival de Gijón, y debo reconocer que, como vulgarmente se dice, ‘disfruté como una enana’.

Al día siguiente, con la maleta ya preparada en el hall del hotel, inicié mi recital de despedidas. Mi último café en la cafetería “El Convento”, mi última visita al Antiguo Instituto para asistir a mis últimas ruedas de prensa (Lee Sang-woo presentaba Barbie, y posteriormente Jesús Palacios el libro que el Festival le ha dedicado a Jakubisko), mis últimos saludos, y… un hasta el año que viene Gijón.

Palmarés de la 50 Edición del Festival Internacional de Cine de Gijón

Premio al Mejor Largometraje para: About the Pink Sky de Keiichi Kobayashi (Japón, 2011)

Premio al Mejor Directror: Lee Sang-Woo por Barbie (Corea del Sur, 2011)

Premio al Mejor Actor: Yosef Carmon por Epilogue (Israel, 2012)

Premio a la Mejor Actriz: Golshifteh Farahani por The Patience Stone (Francia / Afganistán, 2012)

Premio al Mejor Guión: Amir Manor por Epilogue (Israel, 2012)

Premio “Gil Parrondo” a la Mejor DirecciónArtística: Dragan Denda por Djeca (Bosnia-Herzegovina / Alemania / Francia / Turquía, 2012)

Premio Especial del Jurado: Beyond The Hills de Cristian Mungiu (Rumanía / Francia / Bélgica, 2012)

Una crónica de Gloria Fernández (CineAsia)

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA

[contact-form to=”cineasia@cineasia.net” subject=”Suscripción Newsletter CineAsia”][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”1″][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”1″][contact-field label=”Localidad” type=”text”][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea”][/contact-form]