MENU

El Cine de Hong Sang-soo: nouvelle vague, cine dentro del cine, realidad coreana

22/05/2013

Nuevo Cine Coreano, la correlación entre la realidad y el cine

La Nouvelle Vague francesa es prácticamente la clave para entender el cine de Hong. Es indudable que en sus films se hallan los elementos de la Nouvelle Vague, además, el propio director ha reconocido su admiración hacia directores franceses como Robert Bresson, Jean Renoir y Eric Rohmer. El cine de Hong designaría un vanguardismo coreano o Nuevo Cine Coreano como otros Nuevos Cines del mundo. Si la Nouvelle Vague luchó contra la institucionalización del cine francés homogeneizado por la narración clásica, el Nuevo Cine Coreano de Hong se independiza de la estandarización del cine coreano actual. Hong Sang-soo es un director singular dentro de la industria coreana del cine por la subjetividad narrativa y la ruptura del modo de representación espacio-temporal, de ahí su vinculación conla Nouvelle Vague.

El lenguaje cinematográfico de Hong también tiene un vínculo estrecho con el Neorrealismo italiano. La representación de la vida ordinaria de forma severa es propiamente una característica del movimiento italiano. En el cine coreano se considera la cotidianidad como realidad vulgar, por eso suele representarse a través de la comedia romántica. De ahí, el cine de Hong sugiere un vanguardismo coreano basado en la cotidianidad urbana donde se adolece de dramas traumáticos o emociones extremas. La auto-referencia y autorreflexión sobre el cine (uno de los temas principales de la Nouvelle Vague) son los temas principales de la filmografía de Hong. Desde la propia estructura del relato, hasta los personajes, todo está diseñado para abordar esta temática. La mayoría de los personajes viven entorno al mundillo del cine, por eso, los puntos de vista de estos personajes atraviesan la ficción y la no-ficción. Los personajes (escritores, directores, guionistas…) vagabundean por los típicosno-lugares’ coreanos que suelen ser las habitaciones de pensiones (en Corea se llaman los love hotel por su particular uso), las salas de cine, los teatros, los bares etc., sin conseguir respuestas sobre el existencialismo humano y cinematográfico. A pesar de todo, Hong repite las parecidas trayectorias ambulantes de los personajes. En una escena de Mujer en la Playa (2006), el director no aporta, a propósito, una pista del porqué de esa repetición:  El protagonista Jung-rae, un director de cine en crisis existencial tanto a nivel profesional como personal, explica a su amante (para justificar su infidelidad) cómo se puede liberar de una imagen estandarizada. Lo real cambia sin cesar, y a través del cruce de los puntos de vista dominantes se forma la imagen típica alejada de lo real; entonces, desaparece lo real y solo queda la imagen. Sin embargo, si se repiten las imágenes de la cotidianidad se crea una imagen parecida a lo real, por eso hay que esforzarse para romper la imagen estandarizada y lograr lo real.

 Cine dentro del cine: “Mise en abîme”

En la mayoría de los filmes de Hong Sang-soo hay relatos en paralelo, incluso éstos se transmutan a través de las repeticiones. Algunos críticos españoles denominan dicho paralelismo como la bifurcación narrativa. A nuestro parecer, la estructura del cine de Hong procede propiamente de la literatura: el mise en abîme, la imbricación de una narración dentro de otra, es una antigua técnica literaria y artística. La estructura enmarcada es la principal lógica del cine de Hong en el que se repiten las historias, los diálogos, las emociones etc. Hong ha confesado en varias ocasiones que la convención, es decir, las imágenes estereotipadas es lo que quiere rehusar en su cine; así pues, para que las repeticiones no se conviertan en una convención tiene que haber variaciones continuas. Así mismo, la  estructura enmarcada efectúa una compleja construcción de múltiples realidades interiores y exteriores del propio cine.

Entre las películas realizadas por Hong, Un Cuento de Cine (2005), Oki’s Movie (2010) y En Otro País (2012) son las que claramente se desarrollan mediante el relato enmarcado (o más bien se podría llamar la película enmarcada). A pesar de la similitud estructural entre estos tres filmes, se atisban  las variaciones cuyos puntos de vista delatan la realidad poliédrica. En estos tres films los narradores intra/extra-diegéticos enlazan los relatos, y de este modo la ficción dentro de otra discierne e inmiscuye la realidad.

La orgía de la realidad coreana

Todos los films de Hong Sang-soo son historias de amor, especialmente el amor triangular. No obstante, esta relación triangular no tipifica un amor doloroso ni  imposible, sino que representa la paradoja del amor en la sociedad contemporánea. La técnica mise en abîsme es imprescindible para la construcción del laberinto de esta orgía. Incluso, en Like You Know It All (2009) las historias de amor en la embriaguez dejan misterios sin resolver. En Ha ha ha (2009), por ejemplo, los protagonistas Mun-kyoung y Chung-sik no se dan cuenta, hasta el final, de cómo se ha formado la relación cuadrangular entre Mun-Kyoung, Sung-Ok, Jeong-ho y Jeong-wha. Dos protagonistas cuentan lo que pasó en los viajes y estos dos cuentos se despliegan en paralelo. Pero, en realidad, estos dos viajes de cada protagonista se solapan en varios momentos, sin coincidir ni una sola vez. Sólo los espectadores pueden testimoniar cómo dos líneas paralelas se juntan, pues el film escenifica la vida llena de casualidades y contingencias. En cambio, en Oki’s Movie (2010) la relación triangular se contempla desde los puntos de vistas de los tres componentes de la relación y, al final, el vértice del triángulo, es decir, la protagonista Oki, hace la comparativa entre los dos amantes a través de dos flashbacks para concluir el relato.

Mientras tanto, los personajes continuamente comen, beben, aman, mienten y fornican; el amor es fortuito, cambiante, caprichoso e inestable. Parece que el amor en los films de Hong es efímero, intenso, obsesivo, sobre todo, instintivo. De hecho, los protagonistas (la mayoría son hombres) suelen declararse con la ayuda de unas copas de más y a continuación casi siempre llegan al sexo. De hecho, el típico alcohol coreano, el ‘soju’ está omnipresente en los films de Hong. Parece como si el soju interviniera entre el yo razonable y el yo emocional, gracias a la melopea uno se desnuda interior y exteriormente. A decir verdad, la sociedad coreana es muy opresiva en todos los sentidos, en cambio, irracionalmente, generosa con la embriaguez. Se puede decir que el soju es la droga más corriente en Corea, gracias a la cual la gente a menudo se escapa fugazmente de la opresión social. Por eso, también se considera que las películas de Hong Sang-soo describen algunas dimensiones de la sociedad coreana de modo hiper-naturalista. Hong desnuda la hermética sociedad coreana a través de la desorientación emocional, en particular, la doble moral y la hipocresía sexual de sus personajes.       

En las películas de Hong el sexo débil, sin reserva, es el hombre. Los protagonistas masculinos suelen huir del problema al que se enfrentan y, además, se obsesionan patéticamente con la virginidad de sus amantes (Virgin Stripped Bare by Her Bachelors (2000) expresa precisamente esa obsesión patética desde el mismo título).

Por ejemplo, en Noche y Día (2007), el protagonista Sung-nam huye a París puesto que se le acusa de fumar marihuana. La actuación de Sung-nam es tan patética que provoca la vergüenza ajena; su nivel de cobardía es tan elevado que al final huye de la amante embarazada, así que vuelve a Corea, a los brazos de su mujer. La intención del director, seguramente, no es ridiculizar a los hombres coreanos sino reconocer las flaquezas de los ‘machos’ fracasados. Imbecilitas sexu, que es un término arcaico acuñado por Santo Tomas de Aquino parar referirse al sexo femenino y para acreditar la naturaleza inferior de la mujer, es indudablemente el sexo masculino en el cine de Hong. Según el director, este patetismo del hombre se repite en sus films para que sus personajes se emancipen del modelo ideal fijado por la cultura convencional. En otras palabras, el cineasta coreano quiere mostrar las personas con quien realmente ha convivido a través de sus personajes realistas.

El cine de Hong Sang-soo extiende el panorama del realismo donde se entrecruzan y se repiten el sueño y la realidad, la comedia y el melodrama, la novedad y la costumbre. En sus films se desvelan los recuerdos vergonzosos de nuestras vidas mediante un lenguaje cinematográfico incómodo pero, al mismo tiempo, fascinante. Por todo esto, los espectadores acaban dándose cuenta de que todas las particularidades individuales de los personajes, en realidad, son las mismas convenciones, lo cual, es inevitablemente paradójico.

Por nuestra colaboradora Jiyoung Youn

Artículos relacionados:

1. La frase de la semana. Hong Sang-soo explora el choque de culturas en En Otro País.

2. Pero… ¿Quién es Hong Sang-soo?

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA

[contact-form to=”cineasia@cineasia.net” subject=”Suscripción Newsletter CineAsia”][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”1″][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”1″][contact-field label=”Localidad” type=”text”][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea”][/contact-form]