Una Carta para Momo, de Hiroyuki Okiura

Dado que una de las noticias de esta semana ha sido la selección de Una Carta para Momo para su pre-selección como candidata a los Oscars de este año, aprovechamos para rescatar la reseña que desde nuestros compañeros de Blogvisual nos escribieron de la película editada por Selecta Vision.

Hay obras de animación que demuestran el nivel y la calidad a la que se puede llegar con empeño y dedicación. Siete años de ardua labor dan como resultado una fantástica película de animación tradicional como es Una Carta para Momo, un dulce obsequio de Hiroyuki Okiura para todos aquellos que han sido niños y para los niños que algún día serán mayores.

Una Carta para Momo_blog_3La última vez que Momo vio a su padre, Kazuo, discutió con él y deseó no volver a verle. Ahora su padre está en el cielo por culpa de un accidente marítimo, todo lo que le queda de él es una carta a medio escribir en la que sólo pueden leerse las palabras «Querida Momo…». La joven de once años se ha vuelto un poco introvertida y aunque tiene una gran fuerza interior sólo se abre con los que la conocen bien. Su madre, Ikuko, es muy decidida y activa y trata de mostrarse vital y positiva. Ambas se trasladan entonces de la gran ciudad de Tokio a una pequeña aldea en la isla de Shio en el mar interior de Japón. Su madre padece asma y ya de pequeña pasó largas temporadas en la isla con sus tíos para curarse gracias al ambiente y al aire limpio que se respira allí. Su llegada no será más que una alegría para ellos, Sachio y Sae, una pareja de ancianos amables y animados que como ellos mismos dicen, «Nos hacemos viejos, cuantos más seamos mejor. Nos encanta tener gente joven». Pero el cambio para Momo es muy grande y no será fácil de asimilar a corto plazo… Momo trata de adaptarse sin mucho éxito a los profundos cambios que están teniendo lugar en su vida sin poder dejar de pensar en lo que su padre quería decirle en esa última carta. Además, en su proceso de adaptación y crecimiento personal, contará con un peculiar trío de traviesos y voraces duendes, que le complicarán la vida cada vez que traten de ayudarla y que la arrastrarán a una aventura sobrenatural relacionada de algún modo con esa última carta.

Una Carta para Momo_blog_4Desde luego que el toque sobrenatural y cómico que aportan los duendes a este drama familiar hacen del conjunto una fantástica mezcla. Una película entrañable, llena de valores familiares donde Hiroyuki Okiura ha querido dotar del mayor realismo posible el entorno de la obra. Los paisajes y decorados que vemos durante la película son recreaciones reales de esos lugares, de una fidelidad bastante alta. Todo está muy cuidado, desde los pequeños detalles de cada escena hasta los propios diseños de personajes. Igualmente interesante es la evolución del personaje de Momo. Una niña que se nos presenta como arisca, apagada e introvertida después de la muerte de su padre, que no termina de agradar a todos pero que gracias a la ayuda de los yokai y al día a día, comienza a salir de ese estado y a comprender que debe cambiar, que sus padres se preocupan por ella más de lo que ella cree -cada uno a su manera- y que debe comenzar a relacionarse con el resto de niños de la zona.

Una Carta para Momo_blog_2Otro punto destacable de la historia es el ritmo. Seguramente haya a quien le parezca lento en algunos momentos. A nosotros nos parece que es el acertado. No es necesario decir ni hacer mucho para comprender lo que está ocurriendo. Hay que dejarse llevar por la narración, contemplar los acontecimientos y situaciones, el entorno que rodea a los personajes, el detalle con el que ha sido cuidado. No se hace lento, al contrario, sus 2 horas de duración se pasan volando y te dejan con un buen sabor de boca pues sabes que has visto una fantástica obra, sencilla pero elaborada, amarga pero dulce, triste pero alegre. Al igual que la figura del reloj antiguo que aparece en la película, que se paró hace años y dejó de funcionar, como si el tiempo se hubiese congelado desde entonces, hay que evolucionar, adaptarse a los tiempos y seguir adelante, cueste lo que cueste y superando los obstáculos que la vida te ponga en el camino. Pues la vida sigue y, como el propio tiempo, sigue adelante y nosotros debemos seguir con ella. Ahora sólo esperamos que si no habéis podido disfrutar aún de esta fantástica obra, nuestras palabras os animen a hacerlo. No os decepcionará, tenedlo por seguro.

Una Carta para Momo_blog_1Escrita y dirigida por Hiroyuki Okiura (basada en una idea original suya), Una Carta para Momo ha contado en su versión original con las voces de Karen Miyama, Yûka, Yoshisada Sakaguchi, Ikuko Tani, Takeo Ogawa, Kôta Fujii, Kazuki Hashimoto, Toshiyuki Nishida, Kôichi Yamadera y Chô. Producida por el estudio de animación Production I.G., la dirección de fotografía corresponde a Kôji Tanaka y la dirección de animación y parte del diseño de personajes se la debemos a Masashi Andô. La fantástica banda sonora ha sido obra de Mina Kubota y el tema de cierre (ending) titulado ‘Uruwashi Mahoroba- Utsukushiki Basho-‘, un lugar hermoso traducido al castellano, ha sido compuesto por Yûko Hara.

Lo mejor: Su animación, personajes, historia, banda sonora. Es una delicia para la vista y el alma.

Lo peor: Habrá a quien el ritmo le pueda parecer lento.

 Por nuestro colaborador Salvador Navarro (blogvisual.com)

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *