Taipei Film Festival (del 29 de Junio al 21 de Julio de 2012)

La ciudad más poblada de la República de China acaba de poner en marcha la edición número catorce de su Festival de Cine Internacional. Desde el 29 de Junio y hasta el 21 de Julio se podrán degustar un sinfín de apetecibles propuestas que abarcan desde los estrenos autóctonos más rutilantes, pasando por una selección de los mejores films internacionales y llegando hasta las retrospectivas más completas. Casi un mes repleto de proyecciones que ponen los dientes largos a más de uno, sobre todo porque muchas de las películas orientales que podrán verse en  estos días quedarán en el tintero del cinéfilo foráneo, o lo que es lo mismo, tendremos cero posibilidades de que desembarquen en nuestras carteleras, salvo que algún festival se apiade y tenga a bien acercarnos aunque sea alguno de los títulos que ahora nos proponemos a comentar:

Dejaremos a un lado aquellas cintas que no son orientales, aunque no está de más citar algunos de estos títulos para que nos vayamos haciendo una idea del alto nivel del Festival. La sueca Play, de Ruben Ostlund; la francesa A World without Women, de Guillaume Brac; la alemana Bliss, de Doris Dörrie o la italiana Summer of Giacomo, de Alessandro Comodin sirven como ejemplo de este amplio abanico multicultural. De cine español, nada de nada, y es que no está precisamente nuestra cinematografía pasando por sus mejores momentos, y eso se traduce en quedarnos fuera de las parrillas de programación de un montón de festivales de cine.

Pero centrémonos en lo nuestro, que hay materia para rato. El film elegido para el día de la inauguración es el taiwanés de extraño título GF-BF (Yang Ya-Che, 2012). Situado en la década de 1980, cuando Taiwán todavía se encontraba bajo la Ley Marcial, nos cuenta cómo el pueblo paulatinamente comienza a sublevarse ante el poder establecido, y para ello se centra en la figura de tres estudiantes que se lanzan a la lucha por la libertad pintando consignas en las paredes de su escuela y planificando protestas en las reuniones clandestinas a las que acuden. Por lo que respecta a la Gala de Clausura, están previstas las proyecciones, por un lado, del film japonés The Woodsman and the Rain (Okita Shuichi, 2011), una rocambolesca propuesta en la que un equipo de cine se desplaza a un pueblo de montaña para rodar una película de zombis, reclutando a parte de sus habitantes y en especial a un leñador con el que el joven director del film entabla amistad; y, por otro lado, el resultado de la restauración del film taiwanés In Our Time (Jim Tao, Edward Yang, Ko Yi-Cheng y Chang Yi), cuatro cortometrajes tragicómicos, donde se exploran las vidas cambiantes de las gentes de Taiwán desde los años 50 a los 80. Este film tiene la particularidad de suponer el debut en la gran pantalla del aclamado realizador Edward Yang (Yi Yi, 2000).

En cuanto a las Galas se refieren, también los afortunados que acudan a Taipei estos días podrán disfrutar de un buen puñado de films asiáticos, algunos de ellos premiados ya en otros prestigiosos festivales, como es el caso de Egg and Stone (Ji Huang, 2012), mención especial del Jurado en la pasada edición del Festival de Cine de Rotterdam y que también tuvo ocasión de verse en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria. Este polémico trabajo se atreve con temas como el abuso sexual infantil o el embarazo adolescente que suelen ser tabús en la cinematografía china. La historia está ambientada en el mismo pueblo de la provincia de Hunan donde nació la directora y trata de manera valiente la desigualdad que sufre la mujer china frente al hombre desde su mismo nacimiento. Stilt (Tsai Yin-Chuan, 2012) también tendrá su propia gala. Estamos ante un trabajo en donde la ornitología tendrá un rol importante para definir las relaciones humanas, sobre todo en lo que respecta a dos hermanos que hace un montón de tiempo que no se hablan. Los últimos dos títulos considerados especiales por la organización son el japonés Helter Skelter (Ninagawa Mika, 2012) y el taiwanés Touch of the Light (Chang Jung-Chi, 2012) La primera, una película que destaca sobremanera por su increíble derroche visual. La trama gira entorno a una top model que ha conseguido su belleza a través de innumerables operaciones de cirugía estética. Cuando su perfección se empieza a evaporar, no puede permitir que nadie conozca su secreto. En cuanto a la segunda, nos hallamos ante un drama de superación en el que una aspirante a bailarina y un pianista ciego unirán fuerzas para poder alcanzar sus sueños.

Para finalizar, el Festival de Cine de Taipei se guarda un as en la manga en la sección Taipei Awards para mostrarnos los trabajos más rutilantes que verán la luz en las pantallas chinas durante los próximos meses. Este año se podrán ver films como The Golden Child (Chou She-Wei, 2012), Love (Niu Chen Zer, 2012), Din Tao: Leader of the Parade (Fung Kaii, 2012) y Cha-Cha for Twins (Jim Wang, 2012).

Y aún podríamos escribir algunas líneas más hablando sobre otras secciones realmente golosas, como la Sección Panorama, donde se rinde homenaje al director coreano Kim Kyung-mook y al realizador japonés Iseya Yusuke; algunas proyecciones nocturnas donde los asistentes alucinarán con “specials screenings” como Dragon Inn, The Yellow Handkerchief o Bugis Streets Redux; e incluso ver una colección de muy buenas películas en el apartado llamado “Winds on Asian Films”, con títulos tan recomendables como The Woman in the Septic Tank; Mitsuko Delivers, Chronicle of my Mother o 11 Flowers.

Por nuestro colaborador Francisco Nieto

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *