Nosolocine: Crítica Llibro: “Habitar La Tierra Incógnita: Experiencias, Miradas, Pensamientos sobre Extremo Oriente”

Revista La Ortiga nº102/104 (Carlos Sierra y Santiago S. Hernando, eds.)
Editorial Límite
El conocimiento no tiene límites, y si éstos son transmitidos por personas que dominan el tema en el cual se han especializado, la sabiduría puede volverse infinita. Esto es lo que sucede con esta publicación de sabor aparentemente elitista (dada la temática de la cual se escribe), en la que a través de una serie de textos se vincula varias formas del pensamiento y de la cultura asiática en general con sus respectivos países, yuxtaponiendo asimismo esos mismos conceptos, desgranados con rigor universitario, con sus homólogos occidentales. Así podemos encontrar en el primer capítulo un completo ensayo comparativo del célebre filósofo Nishida Kitarô con las formas representativas de la mística alemana medieval (siendo su máximo representante Johannes Eckhart). Un interesante reportaje no apto para los que tengan cierta aprensión filosófica hacia los clásicos, del mismo modo que las reflexiones consensuadas por un nipón entorno a la moda que se apoderó durante la revolución Meiji por Sócrates, pueden resultar farragosas si no se conoce demasiado la vida y obra del padre por excelencia de la sabiduría griega.
También podemos profundizar sobre la presencia femenina en el seno de la comunidad budista coreana o sobre la representación que se tenía del cuerpo humano en la medicina china medieval (para mí uno de los artículos más interesantes, tanto por su material gráfico presentado, como por dar a conocer esas prácticas quirúrgicas que, aunque resultasen atroces en su momento, permitieron difundir algunos avances médicos y sobretodo un estudio excelso de la anatomía humana).
Pero si mencionamos esta publicación de tirada cuatrimestral es porque en sus páginas podemos encontrar un perfecto resumen de la historia del cine coreano en diez apuntes, más un extra dedicado al que se ha distribuido en nuestro país de forma irregular durante la última década. Una bendición para el aficionado asiático, pues con una prosa mucho más ligera, entendedora y sin atisbos de perdernos en el limbo de lo narrado (como sí sucede con otros textos del libro) podemos hacernos una idea global de cómo funciona la industria surcoreana en dieciocho aprovechadas páginas. Pero no debería resultar tan sorprendente si uno presta un poco de atención a los autores del mismo capítulo: dos expertos y enfermizos aficionados al cine coreano que nunca han escondido su pasión por una cinematografía que combina perfectamente el blockbuster con el cine de autor. Desde el marginal Kim Ki-duk al sobrevalorado Park Chan-wook, pasando por el mítico y más grande realizador surcoreano Im Kwon-taek, cada espectador encontrará su sitio en este exhaustivo análisis. Un estudio que aligera un poco la carga intelectual vertida en las más de doscientas páginas que componen este libro, indicado principalmente para personas amantes de la filosofía y las costumbres orientales.

Por nuestro colaborador Eduard Terrades Vicens

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. losamantesdelcinetragapinosyfregapies dice:

    Hola, he borrado el comentario anterior porque la verdad lo he escrito sin pensar demasiado. Quizas este o no sobrevalorado Park Chan-wook, pero para mí no. No me entusiasma demasiado su nueva película que sera americana, espero que no defraude, ya se vera. Saludos.

  2. – su kriptonite sólo es ser capaz de escuchar silbidos en silencio perro – El hombre más interesante del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *