No sólo cine: “Kwaidan y otras leyendas y cuentos fantásticos de Japón”

Lafcadio Hearn se ha erigido como el pionero periodista y aventurero que llegó al archipiélago japonés para acercar su cultura a Occidente, convirtiéndose en los ojos de ese país aislado y misterioso para miles de lectores occidentales. Sabio conocedor del mundo onírico nipón, de ese cosmos sobrenatural que solo los que disponen de un sexto sentido logran ver, consiguió pasar la última etapa de su vida en el Japón de la Era Meiji (1868-1921), momento en que el país se abrió al exterior y se modernizó, dejándose influenciar por todo lo foráneo y acogiendo a una serie de elegidos que, como Hearn, tuvieron acceso a los secretos del Japón menos conocido.

LafcadioHearnPero Hearn fue más lejos en sus propósitos de integración: aprendió el idioma (aunque él siempre dijo, en tono humilde, que solo lo chapurreaba), se casó (con la hija de una acaudalada familia de samuráis), ejerció como profesor de inglés en la prestigiosa Universidad Imperial de Tokio, dirigió el primer periódico en inglés realizado en suelo nipón (versión autóctona del The Chronicle, que se lanzaba desde la ciudad de Kobe) e incluso se llegó a cambiar el nombre, adoptando el de Yakumo Koizumi, y decidió convertirse al Budismo.

KwaidanImagenUna de sus obsesiones era viajar por todo el archipiélago buscando testimonios de ese pueblo que lo había acogido y del que tenía tan alta estima para que le explicaran las tradiciones que pasaban más desapercibidas a simple vista, con tal de poder transmitirlas a las naciones occidentales. Su objetivo se fue concretando a lo largo de los siguientes años de su llegada (en 1890), trazando una especie de guía de campo folklórica: sobre todo estaba interesado en mostrar ese Japón oscurecido, pero bello, que pasaba inadvertido y que no fue precisamente de interés durante la ola de “Japonismo” de finales del siglo XIX. Recorriendo caminos, surcando el mar interior en busca de islas pobladas por comunidades herméticas, subiendo montes y sumergiéndose en las profundidades de los bosques menos accesibles, consiguió recopilar, con su habilidosa plumilla y su olfato periodístico, un sequito de relatos que basculan entre lo terrenal y lo fantástico, en los que la realidad y la ficción encuentran un punto de convergencia mediante el respeto por lo folklórico, por los credos religiosos del país y su voluntad de dejarse empapar por lo invisible. De esta manera hay que encarar los relatos de Hearn.

kwaidan posterUnos relatos que ahora la editorial Valdemar, a través de su línea gótica, acerca al lector español mediante una recopilación que incluye obras de varios de sus manuales: básicamente de El Japón Espectral (1899; de ella por ejemplo se rescata la leyenda de la lámpara de peonías o ‘Botan-dôrô’ en “Un karma pasional”; o la escalada a los terrenos celestiales budistas en un “Fragmento”), Sombras (1900, la más completa guía de esas alucinaciones surgidas de la autosugestión), Miscelánea Japonesa (1901, sobre costumbres del país), la inédita Kottô (1902) y de su célebre “Kwaidan (1903, de la que se recupera, entre otras, el mítico cuento espectral de “Hôichi el desorejado”, en el que un músico ciego debe amenizar las baladas nocturnas de los fantasmas del Clan de los Heike, enfrascados en su lucha eterna contra el Clan de los Genji, y que causó tanta impresión al cineasta Masaki Kobayashi que decidió llevarla al cine en 1964). El libro se cierra con la historia “El amante de primavera y el amante de otoño”, escrita a cuatro manos con su amigo y mecenas Basil Hall Chamberlain, que fue quien le introdujo y patrocinó en muchos círculos intelectuales de Japón.

kwaidan-valdemar1Además, el libro viene presentado en una cuidada edición con un aire rupestre que le sienta de maravilla, con una portada que reproduce el gravado (ukiyo-e) fantasmal del célebre artista Hokusai, El Fantasma de Kohada Koheishi, y un prólogo de Jesús Palacios que ahonda en la pasión de Hearn por todo lo espectral. Su lectura, sin duda, está indicada para aquellos que disfruten de las viejas historias de fantasmas cinematográficas, antes de que el neo-kaidan eiga o el j-horror inundara las salas a finales del siglo pasado; pero también va destinada a los que quieren conocer un pedacito de la historia del Japón, a aquellos que les guste convertirse en antropólogos temporales y conocer los hábitos de esos pueblecitos y regiones que integraron el Japón moderno, justo antes de que todo fuera engullido por el Imperialismo exacerbado.

Autor: Lafcadio Hearn

Editorial: Valdemar – Colección Gótica Nº 98

Traducción, selección y notas: Marián Bango

Introducción: Jesús Palacios

Nº páginas: 358

Por Eduard T. Vicens (CineAsia)

PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *