Mazinger Z Infinity: Pura épica retro

A finales de los 70 un robot gigante llegaba a las televisiones de millones de espectadores, creando un fenómeno que marcaría a toda una generación. A todos ellos va dirigida esta Mazinger Z: Infinity, nueva aventura del robot gigante que nos devuelve al universo creado por Go Nagai manteniendo el tono del original, como si no hubieran pasado 40 años sino apenas unos pocos desde el final de su emisión. Esta nueva propuesta nos sitúa un tiempo después del final de las series originales, reencontrándonos con el piloto Koji Kabuto, ahora con un papel secundario en una sociedad muy avanzada gracias a los descubrimientos científicos. El mundo le reclamará de nuevo cuando los villanos aparezcan en escena, poniendo en peligro a todo el planeta.

Encantará a los aficionados de la serie original esta nueva propuesta de la saga que, más allá del puro avance visual de la animación, mantiene todo el espíritu de su autor. Nagai dio un paso más allá al llevar el tokusatsu de series como Ultraman a la animación con esas peleas extraordinarias de robots gigantes dentro de su particular universo sci-fi, y aquí se mantiene impertérrito al tiempo, manteniendo también esos momentos y personajes pensados para los más pequeños, sin faltar las chicas despampanantes, en este caso en forma del grupo idol Mazingirls. El film recupera a los villanos de la serie original, incluido un Doctor Infierno dispuesto a terminar de una vez por todas con la humanidad, así como a los aliados de siempre, aunque sí es cierto que intenta mostrar una cierta evolución de los protagonistas a través de la relación entre Koji y su amada (y mucho más madura) Sayaka, en proceso de tomar un compromiso conjunto. La película guarda un cierto tono de nostalgia, algo que parece inevitable y que incluso le sienta bien. Mazinger Z es un robot del pasado, casi una antigualla, pero se convierte en el último elemento capaz de salvar al mundo de la destrucción. Cabe destacar el nuevo personaje de la película, Lisa, una visión de la inteligencia artificial más cercana a la visión filosófica que exploraba Hideaki Anno en Neon Genesis Evangelion que al propio mundo de Nagai.

El film dirigido por Junji Shimizu, con un amplio historial en otra de las franquicias estrella de Toei Animation como  One Piece, elige una estructura que puede jugar en su contra con el espectador menos apasionado, y es que tras un inicio demoledor, con una gran escena de acción espectacular en que vemos a las fuerzas del mal en toda su plenitud luchando contra el  Gran Mazinger, llega la exposición de la trama y la recuperación de los diferentes personajes, provocando en algunos momentos un notable bajón del ritmo. Pero el rush final, en el que la épica regresa en toda su gloria, consigue que el espectador salga del cine con un buen sabor de boca.

Pura épica retro que sin duda saciará a los espectadores de la original.

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *