La frase de la semana: Pen-ek Ratanaruang visita CineAsia online para presentarnos “Headshot”

Tuvimos la suerte de charlar junto a nuestro amigo Jorge Endrino (Asiateca) con el director tailandés Pen-ek Ratanaruang durante la pasada edición del Festival de cine de Sitges, pues el director venía a presentar su último film, un thriller noir, Headshot. Esta semana publicaremos la entrevista en su totalidad en CineAsia, donde el director nos habla de su forma de dirigir, de las temáticas que más le apetece abordar, de la situación del cine en su país, y de muchas cosas más… como por ejemplo de la corrupción política que se vive en Tailandia, y que hemos elegido para ilustrar la frase de la semana.

Es tan común en Tailandia, que todo el mundo sabe que los políticos son corruptos, incluso ellos mismos los políticos, lo saben y les gusta. Tengo la extraña sensación de que las personas con poder disfrutan haciendo que el resto de la gente sepan su cualidad, porque les permite hacer lo que les dé la gana.”

Pen-ek Ratanaruang, nominado en los Premios CineAsia como Mejor Director por Headshot.

Para alguien que tuvo la suerte de descubrir el cine tailandés gracias a Fun Bar Karaoke (1997) o 6ixtynin9 (1999), fue todo un acontecimiento iniciar el Festival de Berlín con un thriller firmado por la mano de Pen-Ek Ratanaruang. Desde que escuché las primeras noticias acerca de la producción de Headshot, las ganas por ver el film han ido en aumento. De una sinopsis surrealista que adapta la novela “Rain Falling Up The Sky” de Win Leowarin: la historia de un asesino a sueldo, o policía, o monje budista, que se despierta en el hospital tras recibir un disparo y haber permanecido dos meses en coma, con la particularidad de que ve la realidad al revés, es decir, literalmente, de arriba abajo; a un trailer que te plantea aún más dudas que el argumento principal. ¿Tendré que ver la película boca abajo?, me preguntaba minutos antes de entrar en el Auditori de Sitges. Pocas veces el arranque de un film ha servido para enfocar una historia como el que propone el director tailandés, sin necesidad de que sus protagonistas pronuncien una sola palabra o se escuche una hipnótica voz en off de fondo. Tras los primeros cinco minutos me sumergí en el universo en el que viven los protagonistas, donde el engaño, la traición y la lealtad sirven de monedas de cambio.

Esta semana, Pen-ek Raranaruang visita CineAsia.

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *