La frase de la semana: Lou Ye, el cine chino encabeza la presencia asiática en la Berlinale

«Para un cineasta, la prohibición es equivalente a una prisión espiritual, además, en sí, está en contra de la Constitución de China, así que por supuesto tiene un gran efecto.» Lou Ye, presenta Blind Massage en la Berlinale.

La Berlinale está a la vuelta de la esquina. El próximo jueves 6 de Febrero dará inicio una nueva edición, y ya van 64, del más madrugador de los grandes festivales del año. Analizando la Sección Oficial a Competición, se aprecia que la República Popular China, con tres producciones, es la cinematografía asiática que goza de mayor representación. Y lo hace de la mano de tres directores consagrados dentro de las Nuevas Generaciones de directores chinos: tanto Lou Ye (que debutó en la dirección con la personal y poética Suzhou River en el año 2000), Ning Hao (realizador de la interesantísima Crazy Stone) y Diao Yinan, (que ha realizado hasta el momento dos películas, Uniform (2003) y Night Train (2007), con una enorme repercusión en los festivales internacionales). Acompañando a la delegación China, encontramos al incansable director japonés Yoji Yamada, que a sus ochenta y dos años, regresa a Berlin con la costumbrista The Little House.

A lo largo de siete días os contaremos no sólo lo que sucede en la Sección Oficial a Competición, sino la participación asiática en el resto de secciones, con Dante Lam, Tsai Ming-Liang y Bong Jong-ho, como principales figuras, además de avanzar las novedades que encontremos en el Mercado de cine de Berlín…. que son muchas.

Lou YeTras debutar con la personalísima y poética Suzhou River (2000), el director chino Lou Ye presentó en Cannes en 2006 una polémica cinta, saltándose la durísima sanción que le impuso el gobierno chino por su anterior film (Summer Palace) y rodando de manera clandestina en las calles con una cámara de alta definición recuperando el estilo inquieto y esquivo de la nouvelle vague. Spring Fever (2009) ha sido definida por el director como un trasunto del Jules et Jim de François Truffaut pero a través de un reverso de cariz homosexual. Este año regresa a Berlín con Blind Massage, donde narra la historia de un grupo de empleados de un salón de masajes en Nanjing que tienen en común el ser ciegos. Una película de enorme sensibilidad que abre nuestros sentidos al mundo emocional de las personas ciegas, en particular, a su percepción de la belleza y el deseo.

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *