FEFF 17: El triunfo de la música y las artes marciales (Primera parte)

Hace apenas unos días de la clausura de la 17 edición del Far East Film Festival del Udine, el festival europeo más longevo en la promoción del cine asiático. Diecisiete años en los que el equipo liderado por Sabrina Baracetti ha logrado consolidar un proyecto que busca aproximar el cine más popular producido en Asia al público europeo. Atrás queda el eco de los premios otorgados por el público, el concierto inaugural a cargo de Joe Hisaishi que vendió las entradas el mismo día en el que se pusieron a la venta, y la inauguración por todo lo alto que contó con la presencia de todo un mito de la cinematografía oriental, Jackie Chan.

La ciudad udinese nos acogió un año más, y, a pesar de que el tiempo no acompañó en la presente edición (la lluvia ganó al sol por goleada), sí pudimos disfrutar de una gastronomía, la del Friuli, rica y diversa, del ambiente cercano que propicia el festival, en el que nos reencontramos con amigos y programadores de otros festivales, y de una selección de aproximadamente setenta títulos, de los que, finalmente, pudimos ver una veintena.

Repasaremos, en dos entregas, y a modo de mini críticas, parte de las veinte películas que pudimos ver a lo largo del festival.

dragon-bladev1Dragon Blade (China/Hong Kong, 2014) Dir. Daniel Lee.

La superproducción de Daniel Lee sirvió al festival para inaugurar la muestra a lo grande, al contar entre los asistentes tanto con el director, como con la superestrella Jackie Chan. Tanto Daniel como Jackie estuvieron a la altura y dieron espectáculo antes de la proyección. Sin embargo, otra cosa sería lo que la película ofreció al espectador, donde la épica de una invasión, se convierte en el motor para conseguir la unión de las tribus de diferentes etnias chinas que se encuentran en la frontera, a modo de muralla para impedir la ruptura del país. Más allá del acierto de rodar en escenarios naturales (el director comentó los esfuerzos que supuso para el equipo de rodaje la estancia en el desierto del Gobi), la película se ve lastrada por un problema que sufre la mayor parte de producciones chinas: el panfleto nacionalista que impregna sus fotogramas, tan evidente, que tira para atrás. Las tribus conseguirán unirse, incluso aliándose con parte de las tropas romanas invasoras, porque más allá de la guerra, se puede conseguir la paz y hermandad. De los actores occidentales, poco se puede decir, más allá de que tanto John Cusack como Adrien Brody parecen sacados de un capítulo de Águila Roja. Remarcable, eso sí, alguna de las secuencias de acción que por momentos nos hace soñar con lo que podía haber sido esta película en otra época.

My_Ordinary_Love_Story1My Ordinary Love Story (Corea, 2014) Dir. Lee Kwon

Hay dos aspectos que diferencian esta comedia romántica del resto de comedias que se están produciendo en los últimos años. En primer lugar su duración, que no sobrepasa la hora y media de metraje, algo que deberían tener más presente los directores coreanos a la hora de contarnos sus historias, utilizando la concreción como una virtud. Por otro lado, hacía tiempo que no veíamos en una película esa mezcla de géneros a los que nos acostumbraban las producciones coreanas de finales de siglo XX, que mezclaban la comedia y el thriller como si de un juego se tratara, y, a la vez, sorprendían al espectador. Las últimas películas coreanas aúnan en exceso la comedia y el drama, muchas veces atentando contra la integridad física del espectador, que no puede dejar de llorar. My Ordinary Love Story nos ofrece otra cosa. El enamoramiento de una joven (acostumbrada a que ninguna relación prospere) y un joven, al que encuentra de forma casual en la parada de autobús, funciona con un química que no veíamos desde My Sassy Girl: diálogos divertidos, humor y alguna que otra hostia made in Corea. Pero, a la pregunta que todos nos estamos haciendo, y que llegará… ¿qué pasará cuando la joven sospeche que su enamorado le está dando el salto…? Se suma otra, ¿y qué pasará cuando crea que su enamorado es un asesino y que ella puede ser la siguiente víctima? Divertida, por momentos trasgresora (utilizando técnicas de animación), la película se devora como un caramelo ácido, de forma rápida pero dejando sabor una vez se acaba.

lalala1La La La At Rock Bottom (Japón, 2014) Dir. Nobuhiro Yamashita.

Incondicional del FEFF de Udine (donde ha presentado varias de sus propuestas, como Linda Linda Linda), el director japonés vuelve a copiarse en su nueva propuesta: un film de perdedores que encuentran redención, en el que la música se convierte en uno de los elementos primordiales (un ex convicto que acaba de salir de la cárcel, descubrirá, tras ser apaleado, un posible futuro en el mundo de la música, al convertirse en el cantante de un grupo). Todo pivota sobre estos dos elementos: el pasado y el presente que pesan para poder salir adelante, y la alegría y positivismo de encontrar un lugar en el que encajar en el mundo. No es nada nuevo, pero el tempo narrativo del realizador, le da consistencia a la película que resulta agradable de ver para el espectador occidental, con esa sensación de que no está pasando nada (el costumbrismo que impregna a los films de Yamashita), pero en el que realmente están sucediendo tantas cosas. Vamos, como lo vida misma.

the gifted 1The Gifted (Filipinas, 2014) Dir Chris Martinez.

Frente a una comedia filipina uno debería dejarse llevar por su instinto y correr con las consecuencias de su elección. Chris Martinez acompañado por una de sus actrices, la espectacular Anne Curtis, presentaron la película a un auditorio entregado. La fábula que el serial Betty la fea nos cuenta durante una infinidad de capítulos, Martinez nos lo resume a lo largo de dos horas. Algo hay que agradecerle. Dos niñas superdotadas pero con el físico menos agraciado del universo, deberán lidiar con los problemas que les supone ser dos «bichos raros», a la hora de enfrentar su futuro. Más allá de que se trata de una comedia, y de que los chistes pueden funcionar una, pero no repitiéndolos cinco o hasta seis veces, no es éste el problema que arrastra la película. Lo peor es el mensaje: niñas, existe la cirugía estética que todo lo puede cambiar, y cuando os liberéis de vuestra cáscara, llegaréis a conquistar el mundo como Barbies con una inteligencia superior a la media. Sin comentarios. Para ver sólo un domingo por la tarde, en el caso de estar en una isla desierta sin otra ocupación que ver el ir y venir de las olas del mar.

Women-Who-Flirtv1Women Who Flirt (China, 2014) Dir. Pang Ho-cheung.

Menos mal que después de de The Gifted pudimos ver la última película de Pang Ho-cheung. Si bien es cierto que el director hongkonés utiliza sus producciones chinas para obtener dinero para poder financiar sus proyectos más personales, que luego estrenará en Hong Kong (me viene a la cabeza la maravillosa Aberdeen), lo cierto es que por mucho que la película sea de encargo, se nota la batuta de quién dirige, dando personalidad a una comedia que podría haber sido intrascendente en manos de otro director. Angie y Marco son dos compañeros inseparables (se conocieron en el colegio y siempre han ido de la mano), pero que replantearán su amistad cuando el joven encuentre en uno de sus viajes a su futura novia. Angie no está dispuesta a perder a Marco, y, aunque nunca le ha manifestado su amor, utilizará cuantos métodos estén a su alcance por captar su atención. Comedia de enredos, de diálogos vibrantes, de puertas que se abren y se cierran, Women Who Flirt demuestra la versatilidad de un director que conmueve de la misma manera que nos saca una sonrisa.

confession1Confession (Corea, 2014) Dir. Lee Do-yun.

Cada vez es más frecuente encontrar productos interesantes dentro de las óperas primas de los realizadores coreanos. Al igual que sucedía con Han Gong-ju (Princesa), el debut en la dirección de Lee Do-yun nos pone la lupa en un director a seguir en sus siguientes trabajos. Tomando como punto de partida la amistad de tres chavales de instituto, a los que además de la amistad, les une un suceso traumático acontecido el día de su graduación, exploraremos sus vidas veinte años más tarde, cuando los tres jóvenes se han convertido en tres adultos, con unas vidas tan diferentes como conectadas entre sí. Confession es un film donde los secretos aflorarán a la luz al final del camino, donde el perdón encontrará su camino, y donde la redención llegará de una forma o de otra a la totalidad de personajes. ¿Hasta dónde llega la amistad de los tres jóvenes? ¿Qué esconde uno al otro? ¿Podrán vivir con sus secretos hasta el final de sus días? Un viaje oscuro como la noche que han de vivir los jóvenes en la secuencia que abre el film, y que impregnará su existencia, a la vez que les obligará a tomar decisiones. Sin duda un film compacto, bien dirigido, que puede verse con la dureza de una producción coreana, con ese espíritu de estar asistiendo a algo nuevo en la pantalla. Una de nuestras recomendaciones, sin duda.

Ode to My FatherOde to my Father (Corea, 2014) Director. JK Young.

La película estrella de la selección coreana, que venía de convertirse en la segunda cinta en recaudación de toda la historia, al acercar a más de 14 millones de espectadores a la cartelera, venía firmada por un realizador que ya había coqueteado con las audiencias (JK Young es el responsable de la taquillera Haeundae). El film no pretende engañar a nadie, al hablar de la historia de la Corea contemporánea, a través de la historia de una familia, separada en los instantes iniciales de la guerra de Corea, y que no ha vivido una reunificación: el padre y la hermana, desaparecieron en el momento en el que la familia embarcaba para ser evacuada antes de la llegada de las tropas chinas y norcoreanas. Nada que decir de los actores, que nos ofrecen unas interpretaciones a la altura de la historia que se cuenta, ni de la producción, con un despliegue técnico de superproducción. Pero, a diferencia de lo que sucedía en Haeundae, donde en la segunda parte de la cinta se llegaba a una catarsis emocional tras el desarrollo de los personajes de la primera hora, en Ode to my Father, todo se hace de una forma demasiado evidente. Esos hilos que hacen grande a un drama, y que nunca llegan a ser visibles para el espectador (me viene a la cabeza El Imperio del Sol, de Spielberg, cuando el niño encuentra a sus padres al final de la guerra), en este caso son tan evidentes, que la emoción se convierte en rutina. Una rutina en la que llorar deja de ser una emoción, para convertirse en una consecuencia por efecto de sobrecarga. Más allá de opiniones, Ode to my Father es una cinta a recuperar, como una forma de entender la historia del pueblo coreano. La película se ha convertido en la Ganadora del Público en Udine.

The_Royal_Tailor1The Royal Taylor (Corea del Sur, 2014) Dir. Lee Woon-suk.

Segunda película del director y segunda participación en el Festival de cine de Udine (tras debutar con la comedia romántica How to use guys with secret tips), y parece que el director le tiene cogida la medida al público (ganó en su primera presencia, y este año ha conseguido el segundo premio del público). La cinta, ambientada en la época Chosun, viene a ser una inteligente puesta al día de la película de Milos Forman Amadeus, aunque en este caso la música se ha sustituido por la moda, al asistir al duelo entre el sastre oficial del rey coreano, y un ingenioso sastre que revoluciona el sector a base de genialidad tras genialidad. La trama avanza sin la tensión dramática de otros films de época, que recurren a las secuencias de acción para cautivar a las audiencias. El director, más cómodo en la comedia, se sirve de ésta para construir una historia entorno a los dos sastres, a la vez que aviva la llama del melodrama, al pincelar la relación del aprendiz y la mujer del rey. Cuidadosa en los detalles, echando mano de la imaginación y de alguna que otra escena onírica, Lee Woon-suk nos sumerge en un período remoto de la cultura coreana, pero que guarda enorme parecido con la actualidad, donde el consumo y la belleza forman parte del ideario de la población. Exquisita de ver y de disfrutar.

Tazza_21Tazza: The Hidden Card (Corea, 2014) Dir. Kang Hyoung-chul.

Todos aguardábamos con expectación la continuación de la primera entrega de Tazza que sorprendió en su proyección en el Festival de Sitges hace unos años. Si bien es cierto que ni el director, ni la mayoría de los actores de esta segunda entrega, tienen relación con la primera parte, tanto el realizador Kang Hyoung-chul (responsable de Sunny o Scandal Makers), como los actores principales y secundarios, representan una apuesta segura para esta segunda parte. ¿Qué es lo que hace que Tazza 2 no acabe de funcionar? Sobre todo, y por encima de todo, su duración. La película que narra las aventuras y desventuras de un joven timador, que debe alejarse de su entorno, al provocar casi la muerte de un rival de banda, bien situado y con buenos padrinos de por medio, peca de exceso. La evolución de este personaje, que domina a la perfección el juego de cartas, irá creciendo a lo largo del metraje, sumando amigos y enemigos, que de una forma u otra, se reencontrarán en la partida final. A Tazza 2, como a una buena parte de las producciones coreanas recientes, le sobra media hora de metraje, media hora de subtramas que no aportan gran cosa a la historia, más allá de partidas de cartas que el espectador occidental a duras penas entiende. Cuando la película cree en sí misma, cuando la comedia deja paso al thriller y a la acción, la cinta se transforma, y nos deja intuir lo que podría haber sido.

Un reportaje de Enrique Garcelán

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *