Conversamos con Choi Dong-hoon, el director de El Gran Golpe (The Thieves)

Choi Dong-hoon es uno de los directores coreanos que aúna a partes iguales a crítica y a público. Con sólo cuatro películas en su haber, puede considerarse uno de los directores más respetados del país. Tras graduarse en la Academia de Cine coreana tuvo la suerte de convertirse en el ayudante de dirección de Im Sang-soo en Tears. Tras esta primera experiencia rodaría The Big Swindle en 2004, una historia de engaños entre gánsters, que muchos ya emparentaron con Ocean’s Eleven. Choi Dong-hoon había trabajado más de dos años en un guión que se convertiría en un éxito para la taquilla. Con su siguiente trabajo Tazza: the High Rollers, su primera película proyectada en el Festival de Sitges y que se convertiría en la tercera película más taquillera del año en Corea, el director seguía insistiendo en focalizar sus trabajos en cómo un grupo vive y solventa un determinado problema. En 2009, a pesar de que seguiría uniendo acción y comedia, Dong-hoon cambiaría el género de los gánsters por el de los superhéroes (un género que no suele verse con asiduidad en la taquilla coreana). El resultado: Woochi, Cazador de Demonios, se convirtió en la primera película del director que ha sido editada en nuestro país.

La pasada edición del Festival de Cine de Sitges se vivió como una gran fiesta para el cine coreano, con la presencia de 12 películas distribuidas en las diferentes secciones del Festival. Además de las películas, pudimos disfrutar con la presencia de varios invitados. Nuestro encuentro con el director coreano Choi Dong-hoon fue uno de los momentos cumbre de la pasada edición de Sitges. Hablamos con él minutos antes de que el realizador presentara su película El Gran Golpe (The Thieves) en el cine Retiro.  Allí hablamos del proceso creativo que le impulsa a realizar películas, de su forma de rodar, de su filmografía, y de lo que significaba para él convertirse en el director coreano más taquillero de la historia.

CineAsia: De entre los fans del cine asiático en general y el coreano en particular, hay mucha gente que es seguidora de su carrera. Nos gustaría, además de hablar de El Gran Golpe, hablar con usted sobre su trayectoria también. Pero la primera pregunta es obligada: ¿cómo le sienta a uno ser el director de la película más taquillera de la historia del cine coreano?

Choi Dong-hoon: Mmmmmm…. Eeeeehhhhh… (al director no le salen las palabras y está un buen rato pensando)

CineAsia: ¿Una pregunta difícil?

Choi Dong-hoon: Ja, ja, ja… Sí, sí lo es… Ja, ja, ja… Sí, claro que estoy muy contento y feliz por tener este record, pero en realidad a mí no me importa demasiado. Lo más importante para mí es que he disfrutado muchísimo haciendo esta película: durante el rodaje, toda la producción en sí… Además, a parte de mí, creo que los actores y el equipo también han disfrutado mucho… Yo me quedo con eso, es lo más importante para mí.

CineAsia: ¿De dónde nace la idea de El Gran Golpe? Quizá no le guste el comentario pero muchos la han definido como una mezcla entre Ocean’s Eleven y Misión Imposible…

Choi Dong-hoon: (Risas) En realidad a mí me gustan más las películas de robos y crímenes que ya existían antes de Ocean’s Eleven, por ejemplo Rififi (Jules Dassin, 1955) o La Jungla de Asfalto (John Huston, 1950). Después de finalizado el rodaje de El Gran Golpe, en el mes de Noviembre de 2011, se estrenó en Corea Misión Imposible: Protocolo Fantasma. Cuando la vi pensé, “Dios mío, la espectacularidad de esta película es increible; la mía, en comparación, es muy pequeña”. Entonces fue cuando me puse nervioso, porque aunque el estreno de mi película en Corea fue posterior, el rodaje sí fue anterior a ver Misión Imposible 3. Me preocupaba que la gente pudiera decir: “¿qué es esto? ¿tan poca cosa?”.

CineAsia: Para nada… Sabemos que usted rueda muy bien las escenas de acción. De hecho, una de las cosas que más nos ha gustado de El Gran Golpe son esos 40 minutos finales en esa persecución frenética por los tejados y los andamios que parece que nunca vaya a acabar… ¿Cómo fue el rodaje de esa secuencia?

Choi Dong-hoon: Anteriormente ya había dirigido alguna que otra película de acción, así que durante todo este tiempo he podido estudiar bien el proceso de los efectos especiales. En esta película, sin embargo, no me preocupaba mucho la acción. Lo que quería era que los actores pudieran transmitir de la forma más veraz sus personajes. Es decir, que los espectadores sufrieran y se emocionaran realmente con ellos. Así, yo les decía siempre a los actores que la acción real era su interpretación. Por ese motivo las secuencias a las que te refieres son tan reales… por la labor de los actores.

CineAsia: Como en El Gran Golpe, en todas sus películas siempre hay muchos actores. En The Big Swindle, en Tazza: the High Rollers o en Woochi, usted trabaja siempre con muchos personajes a la vez, le gustan las actuaciones corales, ¿es así? Y además, para hacerlo más difícil todavía, en El Gran Golpe, añade grandes actores hongkoneses.

Choi Dong-hoon: Normalmente en las películas hay casi siempre dos papeles principales, pero a mí me gusta la complejidad narrativa. De ahí crear distintos personajes que tienen diferentes historias entre sí y que entre ellos puedan generar un choque. Lo que me importa es el porqué y quiénes cometen un crimen, el crimen en sí no me interesa tanto. Además, no me cuesta nada trabajar con los actores, al contrario, me gusta mucho, para mí es muy divertido. Realmente no se muestran como grandes ‘estrellas’ cuando trabajan, al menos conmigo, simplemente son buenos actores. Siempre intento trabajar con buen ambiente, un ambiente familiar y de buen rollo para que se vayan interesando unos por los otros.

CineAsia: ¿Y el trabajo de mezcla de actores coreanos y hongkoneses cómo ha ido? ¿Qué tal con Simon Yang?

Choi Dong-hoon: Al principio, los primeros dos días, tanto él como yo estábamos un poquito cortados. Después, durante los tres meses de rodaje, todo fue muy fácil. Al final, cuando vimos que la película había hecho tanta taquilla, nos pusimos muy contentos, pero más que por eso, porque nos habíamos hecho buenos amigos.

CineAsia: Y ahora le toca el turno a Gianna Jun (la memorable intérprete femenina de My Sassy Girl), que después de su periplo por Hollywood, ha vuelto por la puerta grande con su película. ¿Tenía ese papel pensado para ella?

Choi Dong-hoon: Mi mujer, que a la vez es la productora de mi película, es muy amiga de Gianna Jun, porque hace 10 años produjo una película en la actuaba ella. Así que un buen día, mientras estábamos escribiendo el guión de El Gran Golpe, Gianna Jun vino a mi casa, y cuando la vi pensé: “qué guapa es esta chica, tengo que crear un personaje para ella” (porque la verdad es que al principio no había ningún papel para ella). Realmente, trabajar con Gianna fue muy divertido, además de ser guapa y atractiva, es muy buena actriz y lo mejor es que ella también estuvo muy feliz y todavía más después del resultado de la película.

CineAsia: Seguimos con sus personajes… Le gusta trabajar con personajes que no son ni buenos, ni malos, que tienen siempre una doble cara… Ninguno es estrictamente un “héroe”…

Choi Dong-hoon: “Yes” (en inglés) (Risas de todos). Personalmente yo no creo que hayan personas totalmente buenas o totalmente malas. La sociedad nos dicta lo que está bien y lo que está mal, pero en las películas de crímenes podemos ver que los personajes buenos y malos tienen dobles caras: entre los buenos hay malos y entre los malos hay buenos… Esto para mí es lo más interesante de este tipo de género.

CineAsia: Quizá sea por eso que también usted domina a la perfección ese juego de engaños, mentiras, trucos… que hay siempre en sus guiones.

Choi Dong-hoon: No sabría decirte hasta cuándo podré seguir consiguiendo este tipo de historias… La verdad es que no siempre estoy contento con las películas de Hollywood, pero muchas de ellas también van por este camino. A mí me gusta mucho el cine de género, pero me gustaría también que sus personajes fueran más reales. Es decir, crear personajes que puedan llegar a ser entendidos, creídos por los espectadores. Por ejemplo, en El Gran Golpe, hay personajes como Popie o Yenicall que son creíbles, que puedes entender perfectamente lo que piensan. Sin embargo, los personajes de Macao y Pepsee son muy difíciles de entender. Eso es lo que me gusta hacer, combinar estos tipos de personajes porque creo que la película entonces puede ser más interesante y más entretenida.

CineAsia: Y hablando de entretenimiento… le encanta a Choi Dong-hoon el humor, juega muy bien con las dosis de comedia y acción en sus películas, ¿le gusta el género de la comedia? ¿Es una marca de la casa?

Choi Dong-hoon: La comedia es una de las virtudes del director. Claro que a mí me gusta el género del suspense, uno de los más importantes del cine para mí, pero yo siempre había pensado, desde que estudiaba enla Escuela de Cine, ¿cómo sería el mezclar el suspense con el humor, o la comedia con algo de suspense? Y eso es lo que estoy haciendo…

CineAsia: Hablando de estudios… Usted empezó su carrera de la mano de Im Sang-soo, fue asistente de dirección en su película Tears (2000) y también hizo algunos cameos como actor en La Mujer del Buen Abogado y en The President’s Last Bang… ¿Podríamos decir que Sang-soo fue algo así como su mentor?

Choi Dong-hoon: La razón por la que hice esos cameos en las películas de Im Sang-soo es una: sencillamente, no teníamos dinero (risas). Él necesitaba a una persona que no tuviera miedo a la cámara y ahí estaba yo. Sí, Im Sang-soo es un director que me gusta muchísimo, pero si la pregunta es “quién es mi mentor”, no sabría qué contestar, tengo muchos. Pero el más importante para mí soy yo mismo (risas).

CineAsia: Asistente de dirección, actor ocasional, director, escribe sus propios guiones… ¿En qué lugar se siente más cómodo o es que quizá le gusta ir probando?

Choi Dong-hoon: Sin duda alguna, cuando dirijo una película. En breve, cuando vuelva a Corea, tengo que ponerme a escribir el guión de mi próxima película. Simplemente de pensar en esto, ya me pongo muy feliz, a la vez que también nervioso. Ahora estoy pensando que estoy aquí, en el Festival de Sitges, y que tengo que escribir una buena película para intentar volver a venir (risas)… Así que tengo que mejorar, tengo que superarme… hacer una película mejor que El Gran Golpe. Me concentraré en ello durante dos años y le pondré todo mi esfuerzo y pasión.

CineAsia: ¿Y ya tiene un nuevo proyecto?

Choi Dong-hoon: No, aún no he escrito ni una frase del nuevo guión (risas). Tengo alguna idea, pero en un solo mes he roto tres borradores distintos. Aún estoy hablándolo con mi mujer.

CineAsia: Y como su mujer es la productora, ¿tiene usted ahora mayor control de la película, de lo que quiere hacer?

Choi Dong-hoon: Sí, la verdad es que me siento 100% libre, 100% cómodo y la verdad es que creo que ella es la mejor pareja tanto en mi vida personal como en el cine.

CineAsia: Guaaaauuuu!!!! Toda una declaración de amor…

Choi Dong-hoon: (Risas) Yes, I respect her a lot… (en inglés)…  Sí, la respeto mucho.

CineAsia: Queríamos preguntarle acerca de la industria del cine coreano… Hace unos años Park Chan-wook nos comentaba que en Corea o bien se hacía cine muy comercial, o bien un cine independiente, muy minoritario. Para él faltaba un hueco, un cine de autor que a la vez atrajera al público a las salas… Nos gustaría que nos diera su opinión sobre este tema.

Choi Dong-hoon: Comentaros que la productora de El Gran Golpe es la misma productora de la película de Park Chan-wook de hace tres años. Personalmente yo también pienso que la situación es grave, porque la distribución de las películas está bajo el poder absoluto de la gran industria. Los directores que hacen un cine comercial también opinan lo mismo. Realmente me preocupa, pero no puedo hacer nada. Es decir, no hay una solución fácil. Pero déjenme que ponga un ejemplo: a principios de los años 90 en los EEUU gente como Tarantino, Spike Lee, los hermanos Cohen, Steven Soderbergh surgieron de productoras pequeñas, pero, sin embargo, supusieron un cambio en la industria del cine americano. Cuando yo era universitario veía las películas de estos directores, pero ahora en los EEUU este tipo de directores (sean o no americanos) están haciendo películas comerciales, y eso me sorprende mucho. Yo espero que haya algún cambio en el cine coreano, espero un nuevo aire joven y atractivo que pueda atrapar a los espectadores.

CineAsia: Y hablando de Hollywood… Par Chan-wook dirige allí, Bong Joon-hoo también, al igual que Kim Ji-woon… ¿ha pensado en esa posibilidad? ¿Le seduce la idea?

Choi Dong-hoon: Si alguien me trae un guión interesante, ¿por qué no? Depende del guión enteramente, si me atrapa, si me seduce la historia… pues sí.

CineAsia: Antes decía que tendría que hacer una película mejor para volver a Sitges… ¿eso significa que se lo ha pasado bien en el Festival? ¿Le hemos tratado bien? Sitges ya es como la casa de los directores coreanos… (ja, ja, ja)…

Choi Dong-hoon: (Ja, ja, ja)… Me siento muy a gusto aquí… Ahora mismo es como si estuviera en una especie de carpa de hace muchos años donde la gente fumaba, bebía, se reía a gusto, me siento así. Ayer vi la peli de Rob Zombie, por ejemplo, que me sorprendió muchísimo, la verdad, pero lo que más me gustó es que la gente normal que acude al Festival disfruta muchísimo de las películas, eso fue impresionante, eso no lo he visto en otros festivales. Creo que éste es un Festival que está vivo. Cuando acabé El Gran Golpe me pregunté durante un tiempo, ¿qué es lo esencial del cine? Y creo que el venir a Sitges me ha dado algunas pistas sobre la respuesta.

CineAsia: Y nosotros nos alegramos de que le hayamos dado esas pistas para que continúe haciendo películas. Y para terminar, contarle una anécdota: desde que vimos su película Tazza: the High Rollers, hemos ido persiguiendo a quien iba a Corea para que nos trajera la baraja de cartas típicas coreanas y aprender a jugar… lo cual es harto difícil…

Choi Dong-hoon: (ja, ja, ja)... Sí, es difícil… de hecho, yo no sé jugar (ja, ja, ja). En la película, en Tazza, donde salen cantidad de técnicas para barajar las cartas, el actor principal no tuvo tiempo de aprenderlas, así que me las aprendí yo… Así que las manos que se ven en la película son las mías (risas).

Muchas gracias Choi Dong-hoon por el largo rato que hemos podido compartir con usted, muy agradecidos de que haya venido al Festival y esperaremos pues su nueva y mejor película para que pueda volver a visitarnos pronto.

Enrique Garcelán y Gloria Fernández 

PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *