Terracotta Far East Film Festival. Día 2: Xiaolu Guo. Return to Burma. From Up on Poppy Hill

El segundo día del Festival comenzó soleado en la capital del reino inglés. Leicester Square, donde el festival tiene su sede, es un lugar concurrido a todas horas del día con turistas de todas las nacionalidades y colores.

Dentro de esas nacionalidades, hoy nos tocaba como plato fuerte, la china. En una sesión de unos 75 minutos, la directora Xiaolu Guo, nos llevó a los 12 participantes de su “masterclass” (directores, productores, profesores o simples aficionados al cine asiático) a explorar la sociedad china rural desde el punto de vista de sus habitantes, mujeres en gran parte, a través de una serie de cortos documentales rodados por ella hace unos años. También pudimos saber de sus inicios escribiendo su primer libro a los 20 años y también de sus estudios de cine en su país, mencionando a Passolini, Goodard o Fassbender como sus grandes inspiraciones. Y por último, hizo referencia a Standley Kubrick y a algunas de sus películas como 2001, Una Odisea en el Espacio o Barry Lyndon por la complejidad de sus historias, y también a la Naranja Mecánica y la importancia de la música clásica, en este caso, como transmisor de emociones.

Después de fotos y autógrafos, empezó la sesión de cine con unas 30 personas en la sala: One Mile Above, película china que cuenta la historia de un joven que acaba de perder a su hermano mayor. En el diario del difunto, se relata el viaje en bicicleta que nunca llegó a realizar. Ese viaje, es el tema principal de la película. Una travesía de más de 2.000 Kms desde Yunnan a Lhasa, pasando por el Tíbet donde sucederán una serie de historias que marcarán al protagonista para el resto de sus días. La película en sí podría ser una mezcla entre Diarios de Motocicleta de Gael García Bernal y una de esas tardes del Tour de los 90 donde Indurain no nos dejaba echarnos la siesta en los meses de Julio.

Le siguió la proyección del film Return to Burma, co-producción taiwanesa con Burma (actual Myanmar) donde un trabajador de la construcción en Taiwán, vuelve a su ciudad natal, Burma, después de 12 años, para llevar las cenizas de un amigo. En su vuelta a casa, estudia todas las posibilidades para montar un negocio y mudarse al que es su hogar definitivamente. Durante la película, puede perderse uno en la cantidad de cifras que se mencionan, todas en relación a futuros negocios y los costes de maquinaria, motos o coches. Hay un guiño Tarantino, amante del cine japonés. La sensación era de ser la película que menos ha gustado en el Festival. Luego, este sentimiento se confirmaba cuando en las puntuaciones del público, era la última de la lista de las 5 que llevamos en estos dos días.

Y como no hay dos sin tres (o cuatro en este viernes) llegó el UFO in her Eyes de la directora que nos dio la “masterclass” por la mañana, Xiaulu Guo. Primera película que arrancó las primeras risas del certamen entre los asistentes. Esta cinta nos relata la historia de una mujer, un 11 de Septiembre de un año cualquiera, que encuentra en un pueblo de la China rural, un cristal que la llevará a ver una luz cegadora pensando que es un UFO. Acto seguido, un americano aparece malherido pidiendo ayuda a la mujer, llevándole a su casa y buscando medicinas para curarle las heridas. Cuando vuelve, el misterioso personaje ha desaparecido. Una sátira sobrela China rural defensora del sistema social comunista pero cegada con la llegada de turistas y de capital americano para invertir en un parque temático.

Y después de varias horas a la luz de la pantalla del cine, salimos a la calle para tomar los últimos rayos de sol en Londres y observar que la triunfadora del día sería la cuarta de las películas. Un cartel colgado en la puerta nos avisaba del “Sold Out” y la otra evidencia eran las colas que daban la vuelta a la esquina. La nueva película de Studio Ghibli, From Up on Poppy Hill, relata la historia de dos adolescentes en Yokohama, ciudad costera cercana a Tokio en 1963, año pre-olímpico en Japón. En esa época, el interés de los jóvenes japoneses se centraba en los clubes de astronomía, filosofía o latín que les ayudaban a expresar sus ideas contrarias al sistema. Más risas y aplausos que en ninguna otra sesión del Festival. Mañana veremos si es la más querida por el público londinense.

Como último reclamo del día estaba “A Terracota Horror Night triple bill” y otro éxito de la organización. Las colas superaban los 50 metrosdesde la puerta del cine. Recogeremos las impresiones de los organizadores sobre su noche terrorífica pero aquí un servidor, después de 4 películas más la clase magistral, decidió retirarse contento y feliz a casa a la espera de que mañana puede ser un gran día!

Por nuestro colaborador Israel Serralvo

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *