Sitges día 1: Del tren con destino a Busan a la Japan Madness

The TigerThe Tiger

País: Corea del Sur. Año: 2015. Director: Park Hoon-jung. Actores: Choi Min-sik, Jeong Man-sik, Kim Hong-pa, Lee Eun-woo. Género: Aventuras. Duración: 139 minutos.

En época de la innoble y tirana ocupación japonesa de Corea (según el punto de vista de los coreanos, claro), el ejército nipón tiene asalariados a un grupo de cazadores con el único objetivo de exterminar al último ejemplar de tigre coreano, un felino mastodóntico conocido por la imaginaría popular como “el señor de las montañas”. Todas las batidas en pos de alcanzar la preciada pieza se cuentan por derrotas, por lo que no les queda más remedio que solicitar la ayuda del veterano Man-deok (otra impresionante actuación de Choi Min-sik, y van…), quien parece tener bastantes cuentas pendientes con el animal, aunque ahora solo se dedique a la ingesta de alcohol y al cuidado de su hijo Seok.

El encargado de llevar a buen puerto esta épica aventura con ecos de El Libro de la selva o las novelas de Jack London es Park Hoon-jung, quien después de despuntar con el espléndido guion de Encontré al diablo (2010) se pasó a la dirección firmando la notable New World (2013), donde ya coincidió con Min-sik. El actor que alcanzara la gloria interpretativa con la irrepetible Oldboy de Park Chan-wook está acompañado en esta ocasión por un elenco de campanillas entre los que sobresalen Jeong Man-sik (Veteran, A Hard Day) y Kim Sang-ho (Woochi, Haemoo), pero la verdadera estrella de la función es el Tigre que da título al film, cuya ferocidad haría palidecer al Oso de The Revenant.

Enriquecida por una peculiar retórica nacionalista y la constante sensación de inminente tragedia acentuada por las tremebundas razones que mueven a todos los personajes principales (incluido el tigre) para llevar a cabo y justificar sus respectivas venganzas, la trama desemboca en un último tramo argumental brutal donde la lucha del hombre contra la naturaleza cobra todo su sentido, una auténtica escabechina de sangre y gore finiquitada con un epílogo de los que cuesta olvidar

Train to busanTrain to Busan

El inesperado paso del director Yeon Sang-ho a la imagen real tras emocionarnos con dos cintas de animación de fuerte calado social como King of Pigs y The Fake ha resultado ser uno de los mayores éxitos en la taquilla coreana del 2016 y el gran divertimento del año. Train to Busan llevó al cine a más de 11 millones de coreanos gracias a un cóctel que ya había preparado con un sabor más o menos cercano Bong Joon-ho en 2006 con The Host: cine fantástico a la coreana, imaginativo, con un ritmo endiablado que pone los nervios de punta temiendo por el destino de los protagonistas, con un grupo de secundarios que se ganan el corazón del espectador y su dosis de melodrama familiar indispensable para soltar alguna lágrima por el camino. En este caso sorprende además la frescura de la propuesta partiendo de un género tan manido en los últimos años como el de la epidemia zombi.

La acción nos sitúa en un tren de alta velocidad que parte a primera hora de la mañana desde la capital Seúl hasta Busan, una ciudad costera al sur del país. Entre el pasaje viaja un bróker divorciado que, para intentar compensar su dejadez como padre, acompaña a su hija para que visite a su madre. Justo antes de que parta el tren se cuela una joven con no demasiado buen aspecto, y es que una epidemia de infectados que acaba de azotar la ciudad rápidamente se expandirá por todo el país. Ideada como un díptico iniciado (aunque se ha estrenado después) por Seoul Station, esta si en animación, Train to Busan es un gran espectáculo tanto visual como emocional, y así lo prueba su éxito en el continente asiático y su paso por países como Francia o Estados Unidos, que ya preparan sus remakes.

Assassination_Classroom2Japan Madness: Assassination Classroom: Graduation, Karate Kill, Higanjima: Vampire Island

Alienígenas asesinos, karatekas desalmados y vampiros hambrientos nos esperan este año en la Japan Madness, la fiesta maratoniana del cine más pasado de vueltas llegado del país del sol naciente. Nuestra rave de sangre japonesa favorita comenzará con Assassination Classroom: Graduation, continuación del film que inauguró la Japan Madness de Sitges 2015 en la que terminaremos la historia de Koro-sensei, ese alienígena multiforme que se presenta como el nuevo profesor de la peor clase de un instituto amenazando con destruir el planeta si no se cumple su demanda.

karate killUn viejo conocido del festival como Kurando Mitsutake nos dará una buena dosis de la acción más extrema con Karate Kill, que mezcla las artes marciales con el cine de acción norteamericano de serie B en la línea de su anterior trabajo, Gun Woman, visto en Sitges 2014. Esta vez el protagonista es un cocinero japonés que viaja a Los Ángeles en busca de su hermana desaparecida, y que, al más puro estilo de Steven Seagal en Alerta Máxima, es en realidad un experto karateka que dejará en cada lugar donde investigue un buen reguero de huesos rotos. Esta vez a falta de la diva de la Serie Z nipona Asami, el director vendrá acompañado de Hayate, toda una máquina de destrozar articulaciones, y la estrella del cine para adultos japonés Mana Sakura.

higanjima-2016-1La guinda de la noche la pondrá Higanjima: Vampire Island (Higanjima: Deluxe). Volvemos a la isla repleta de vampiros que ya visitamos en Sitges 2010 con una primera película basada en el mismo manga, y es que nuestro protagonista regresa a por su hermano mayor, no en busca de consejos sobre la vida sino para intentar evitar que los vampiros se acerquen a su cuello. Pero esta vez además de los chupasangres nos esperan un buen puñado de criaturas monstruosas, y es que la isla no tiene nada que envidiarle a la del Doctor Moreau en cuanto a experimentos fallidos. Katanas, sangre a mansalva y monstruos como solo pueden salir de la imaginación de los japoneses: un cóctel más sabroso que el Bloody Mary que desayunaremos a la salida.

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *