Pan-Asia Film Festival en Londres

Ya hemos comentado en más de una ocasión la suerte que tienen los ciudadanos ingleses a la hora de poder disfrutar de las últimas producciones asiáticas, bien sea a través de los estrenos regulares de cintas orientales que acontecen cada mes, bien por las cuidadísimas ediciones en dvd que sacan al mercado, o por los festivales que dedican a la materia, lo cierto es que se nos ponen los dientes largos y dan ganas de hacer las maletas y marchar a la Gran Bretaña.A falta de menos de dos semanas para que empiece en Londres el Terraccotta Film Festival (del que estaremos informados de primerísima mano) ahora toca refererirnos al Pan-Asia Film Festival, que tuvo lugar en la capital inglesa del 9 al 18 de Marzo.

En la que fue su cuarta edición, este certamen intenta mezclar los nuevos talentos con obras de directores más consagrados, con el único objetivo de reflejar la vitalidad y energía que se pueden encontrar actualmente en las distintas cinematografías asiáticas. Repasemos las películas que acudieron a su sección oficial para que así de paso se nos haga la boca agua: One more, un film indio dirigido por Shivajee Chandrabhushan, quien obtuvo bastante reconocimiento con su anterior film, Frozen, y que nos explica una historia de pasión, de resistencia y de cruce de fronteras culturales y políticas, todo ello con el juego del hockey hielo como fondo. De Japón llegó el último proyecto de Naomi Kawase, 3.11 A Sense of Home, una película que cuenta con parte de producción española y que se trata de una recopilación de diferentes cortometrajes dedicados a las víctimas del desastre que asoló el este de Japón el 11 de Marzo del pasado año. El proyecto, organizado por el Festival Internacional de Cine de Nara (Japón) fue coordinado por la misma Kawase, dando lugar a veinte cortos de tres minutos once segundos de duración cada uno, dirigido por algunos cineastas extranjeros y en los que se tratan temas como la catástrofe como motivo de reflexión sobre los desastres naturales, o el hogar y la familia como pilares básicos para poder remontar el vuelo. Dos son los títulos chinos que se pudieron ver durante este Pan-Asia Film Festival: por un lado Starry, Starry Night, de Tom Lin, un film con impresionantes efectos visuales que nos habla del fuerte contraste existente entre las zonas urbanas de Taiwán y los paisajes de montaña; y por otro lado 11 Flowers, de Wang Xiao-Shuai (director de la multipremiada La Bicicleta de Pekín), un relato semiautobiográfico que tiene lugar en un pueblo rural durante los últimos días de la Revolución Cultural china. El resto de films a concurso nos llevó desde la tibetana Te Sun Beaten Path, de Sonthar Gyal, a la iraní Three and Half, de Naghi Nemati, pasando por la coreana Come Rain, Come Shine, de Lee Yoon-ke y la producción del Kazakhstán Mother’s Paradise, de Aktan Arym Kubat.

Por nuestro colaborador Francisco Nieto

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *