No Sólo Cine: B.S.O. Veronika Decides To Die (2005) Andrea Morricone (con Ei Wada)

Iba yo con intención de comentar esta banda sonora y me he encontrado un par de detalles que me han llamado realmente la atención. Lo primero ha sido el hecho de que la conocida novela de Paulo Coelho hubiera sido adaptada en Japón, en 2005, dirigida por Kei Horie y protagonizada por Yoko Maki y el coreano Wan Lee. Supongo que aunque la novela original tuviera lugar en Eslovenia, se trata de una de esas historias tan universales que son fácilmente exportables a cualquier otro país, como Japón en este caso. Vaya por delante que no he visto la película (que me da la sensación de que no ha obtenido mucha difusión fuera del país nipón), y si me he sentido atraído por la música ha sido por el siguiente detalle, el segundo que me ha llamado tanto la atención al comienzo del texto, y que es su compositor.

Y es que como firmante de la banda sonora se encuentra nada menos que Andrea Morricone, más conocido por ser hijo del gran, histórico y enorme Ennio Morricone, quien no necesita en absoluto una palabra de presentación. Andrea, a pesar del prestigio de su progenitor, no se ha prodigado mucho como compositor de música de cine. En Cinema Paradiso, compuesta por su padre, aportaba un tema de amor espléndido, lo que parecía augurar el prometedor comienzo de una gran trayectoria como compositor. Sin embargo, con los años, su carrera como autor de bandas sonoras se ha diluido bastante y cuando nos hemos encontrado que ha realizado algo, ha sido la mayoría de las veces en trabajos para televisión y documentales, lo cual está bastante lejos de las expectativas que uno había puesto en este hombre. Es por esta trayectoria tan errática y ciertamente escasa que me ha sorprendido verle componiendo para una película no de Italia o de Europa, sino más bien del lejano Japón.

Una vez dejadas de lado las curiosidades y entrando a comentar el disco, me encuentro con que tal vez va a ser una pena que Andrea Morricone no componga más a menudo para el cine.  Veronika Decides to Die cuenta con un tema central, Main Theme (corte primero del disco, que se repite en los cortes 21 y 24) de arranque melancólico, triste, con base de piano para evolucionar hacia una pieza más optimista, en que la melodía a piano se vuelve más juguetona, y termina con una música más positiva y radiante. Sin duda, un estupendo tema para describir el ánimo de la protagonista que pasa de querer suicidarse a valorar de verdad las cosas de la vida.

Antes de continuar, decir que la banda sonora no está compuesta únicamente por Andrea Morricone. Con sus cortes se alternan otros compuestos por el japonés Ei Wada, compositor especializado en música electrónica. Realmente, es fácil distinguir qué cortes son los compuestos por Wada y cuáles por Morricone, encargándose el primero de la creación de sonoridades extrañas y más ambientales y el segundo de los momentos más melódicos y, por decirlo de algún modo, “bonitos”. Parecen sonidos destinados  a retratar estados mentales alterados o alucinaciones, de ahí la introducción de instrumentos extraños y electrónica y de ahí se deduce también que se recurra a otro compositor para obtener unas sonoridades distintas a las de Morricone.

En la parcela del italiano encontramos bastante que comentar: temas dinámicos como el cuarto, The Notice; momentos obsesivos como el 9, The Recital in the Night, o el 10, Baptism; optimismo en el corte 12, A Moment of Rest; momentos a piano con fuertes ecos de su padre, Ennio en el corte 13, The Journey to the Past; momentos más dinámicos y dramáticos en el corte 18, The Trauma; alegría y positivismo de nuevo en los cortes 19, The Gleam of Light y el 20 Sunbeams Streaming through the Leaves of Trees, con juguetonas variaciones a piano del tema central… formando una composición melódica, muy amena de escuchar y de lo más disfrutable.

Como digo, una lástima que Andrea Morricone no siga más los pasos de su padre y componga con más frecuencia, ya que con este trabajo opino que da muestras de notable talento, habilidad para la elaboración de melodías y la expresión de sentimientos a través de ellas. Hasta Japón ha tenido que marcharse para demostrar su talento, esperemos que algún día pueda volver a demostrarlo y nosotros a disfrutarlo.

(Que no se me olvide comentar, antes de terminar, que el disco acaba con una balada pop en japonés, a cargo de la cantante Nangi y que no aprecio guarde relación alguna con el resto de música del disco).

 Puntuación: 7.5/10

 Por nuestro colaborador Felipe Múgica

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *