Las Nits arrancan con el mejor sabor del cine de Hong Kong

Hace quince años arrancaba en la Bassa de los Hermanos la primera edición del Festival Nits de Cinema Oriental de Vic. En esa noche mágica Vic proyectara una de las películas más deseadas por el aficionado al cine asiático, Shaolin Soccer del genial director hongkonés Stephen Chow. La película, que no había podido verse en España por un problema con su distribución, significó el inicio de lo que hoy es el alma de las Nits: el cine popular unido a las diferentes formas de expresión de la cultura asiática. Hace unas horas Vic ha vuelto a disfrutar del mejor cine de Hong Kong en el arranque de esta quinceava edición.

El Festival había empezado unas horas antes. A las 10 de la mañana con la proyección de la coproducción entre China y Hong Kong Meow. La película, dirigida por uno de los especialistas del cine de acción Benny Chan, presenta una aventura familiar donde los gatos se convierten en invasores de la Tierra. La segunda propuesta de la jornada Legend of the Dragon (Danny Lee, Corey Yuen, 1991) forma parte de la retrospectiva que el Festival dedica este año a Stephen Chow y a la comedia cantonesa. La filmografía del director y actor hongkonés está repleta de variantes de Shaolin Soccer, en esta ocasión el aprendiz de kung fu está más interesado en el mundo del billar que en aprender artes marciales.

A las 14h, ha tenido lugar el acto de presentación del libro editado por las Nits para conmemorar la obra de Stephen Show. La presentación ha contado con la presencia de Quim Crusellas, director del Festival, Susagna Roura, regidora de Cultura del Ayuntamiento de Vic, representantes del Hong Kong Economic Trade, y Domingo López, autor del libro. Bajo el título de “¡Stephen Chow!”, el libro (quinta publicación del Festival), recoge la historia del genial actor, productor, director y guionista hongkonés, uno de los nombres claves cuando se habla de la comedia cantonesa. Un personaje idolatrado en Hong Kong y en Asia, capaz de sorprender al espectador con un cine de enorme calado popular y grandes dosis de creatividad.

Poco después se ha proyectado el primer documental de la Sección Marco Polo, Ironhead (Tian Dong, 2017), una coproducción entre Alemania y China centrada en la vida de los alumnos de una escuela que combina las artes marciales y el fútbol. La película, que puede verse como el reverso de Shaolin Soccer explora lo que un centro de alto rendimiento puede provocar en las jóvenes promesas. Los chicos, con una edad comprendida entre 4 y los 16 años, son separados de sus familias (sólo pueden verse una vez al año), y sometidos a un entrenamiento y a una disciplina que mina cualquier tipo de creatividad o pasión por el deporte. Una frase de uno de los aprendices resume el sinsentido del proceso de aprendizaje. Preguntado sobre qué técnica de kung fu puede aplicarse al mundo del fútbol, este responde: “Bueno, creo que… la verdad es que ninguna”.

Color of The Game (Kam Ka-wai, 2018) es un correcto film de gángsters made in Hong Kong, plagado de personajes fatalistas, que cuenta con una esmerada puesta en escena y está protagonizado por caras muy conocidas del cine de Hong Kong, como son Simon Yam o Lam Suet. La trama gira entorno a una última misión de un grupo de mafiosos entre los que se encuentra un topo de la policía. La banda deberá acabar con el hijo de uno de los líderes locales. Lo que parece fácil se complicará hasta un final en el que sólo faltan las palomas.

El primer día tuvo su broche de oro en la Bassa de los Hermanos con la proyección de Shaolin Soccer (Stephen Chow, 2001). Una Bassa repleta de gente que degustó una tradicional cena cantonesa, y disfrutó de la música de Charleen Cheng y su grupo, y del mejor cine de Hong Kong.

tools.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *