Hablamos con Hirokazu Kore-eda y Kirin Kiki en el Festival de cine de San Sebastián

Poco podía imaginar hace diez años cuando tuve la oportunidad de conocer al director japonés Hirokazu Kore-eda en el Festival de cine de Las Palmas, donde además de una retrospectiva del director se presentaba Hana, el quinto largometraje de su filmografía, que años más tarde nos íbamos a reencontrar a lo largo de tres años sucesivos en el marco del Festival de San Sebastián.img-20160922-wa0004

De aquella primera conversación me llevé un sinfín de recuerdos, pero sin duda el más grade de ellos fue el momento en el que el director recordaba a su madre: “Hace dos años ocurrió un hecho muy trágico en mi vida: la muerte
de mi madre. En mi siguiente película me gustaría recoger los recuerdos que tengo de ella
“. La siguiente película de Kore-eda sería Caminando (Still Walking), uno de los films más poéticos y bellos del realizador, que sin duda guarda muchos puntos en común con Después de la tormenta, la última película del director que se estrena este viernes en la cartelera de cine. Al acercarme a Hirokazu Kore-eda, y verlo junto a la actriz japonesa Kirin Kiki, una de las actrices más legendarias de la historia del cine japonés contemporáneo en el que lleva trabajando desde los años 60, tuve la sensación de que regresaba a aquella nuestra primera entrevista.

CineAsia: Su anterior película era la adaptación de un manga. Tras ver la película tuve la oportunidad de leerlo. Me gustaría saber cuál ha sido el punto de partida para esta nueva película.

Hirokazu Koreeda: El pilar de esta película se me ocurrió hace unos años y empezó por el pequeño altar budista de la casa en recuerdo a los fallecidos. En mi casa también tengo uno porque mis padres murieron ya. Hace unos años, cuando estaba limpiando ese altar y quitando los restos del incienso, me acordé mucho de mi padre, y del momento en que tuvimos que recoger las cenizas de sus restos. Al recordar a mi padre pensé que quizás no estaría muy contento conmigo, porque quizás él quería que yo fuera otro tipo de persona. A partir de ahí comencé a hilvanar el guión de la película.

CineAsia: (Para Kirin) Esta es ya la quinta vez que trabaja con Hirokazu Kore-eda, ¿se puede considerar que es más una relación de amistad que la de director y actriz?

Kirin Kiki: Creo que no he trabajado tanto con él por amistad, sino porque es un director muy atractivo para los actores, en Japón no hay muchos directores que sepan analizar los sentimientos humanos tan bien como lo hace él.

foto2_despues_de_la_tormentaCineAsia: Y ha trabajado ya dos veces con su nieta, que sigue sus pasos, en dos películas, en Kiseki y Una pastelería en Tokio. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Kirin Kiki: En las dos ocasiones quisieron que ella actuara gracias a mi “enchufe” (risas) Pero ya he visto que no tiene mucho talento, así que no la voy a “enchufar” más (más risas). No sé porque os parece tan gracioso (muchas más risas).

CineAsia: Ya que ha comentado que la idea partía de una sensación que tuvo en casa, me gustaría preguntarle si la idea de que el personaje protagonista sea un escritor ha sido para crear una especia de alter-ego de sí mismo en la pantalla.

Hirokazu Koreeda: Cuando yo tenía 26 años  trabajaba como director en una cadena de televisión, pero me dieron un premio de unos 1.500 euros por un guión, que era más de lo que yo cobraba en mi trabajo.  Pensé en dejar de ser director para convertirme en guionista ya que veía que quizás ganaría más dinero con ello, y al contárselo a mi madre ella me dijo que ni pensara en dejar el puesto de dirección por una vez que me hubieran premiado. Hoy en día pienso que si me hubiera convertido en guionista quizás habría acabado como el protagonista de la historia, que aun habiendo ganado un premio pasa después una mala racha.

p9-schilling-storm-a-20150511CineAsia: Creo que en la película hay una preocupación por la situación de muchos ancianos en Japón, no sé si en segundo plano, tras la historia principal. ¿Hay un trasfondo sobre ese tema?

Hirokazu Koreeda: Sí, es cierto que en segundo plano quiero hablar de ese problema que he descubierto sobre la situación de muchos ancianos. En el film la madre ya está viendo cómo se acerca su fin, y el hijo también vislumbra que su madre no va a durar muchos años más. En esa generación creo que hay dos tipos de personas: los que aceptan que dentro de pocos años tienen que morir y los que niegan que la muerte sea inevitable. Quería descubrir también ese problema de los ancianos, sobre como aceptan ellos la realidad.

CineAsia: Me gustaría preguntarle por un momento concreto de la película que me ha gustado mucho, que es cuando el protagonista, recogiendo una frase que ha escuchado esa tarde, escribe en un post-it “Como mi vida ha podido llegar a esto”, que es como si pegara en la pared el planteamiento global de la película. Me gustaría saber cómo es su procedimiento para escribir el guion y si se acerca al método que utiliza el protagonista.

Hirokazu Koreeda: Si, él lo utiliza como método para apuntar lo que dicen otras personas y utilizarlo en su futura novela. Yo utilizo un método parecido, tomo muchas notas en post-it y termino poniéndolas en orden, aunque últimamente también utilizo mi teléfono móvil para apuntar las ideas que me vienen a la cabeza, es muy útil cuando voy por ejemplo en el tren.

video_4309CineAsia: (Para Kirin) ¿Cómo es trabajar con Kore-eda en comparación a hacerlo con Naomi Kawase? En España, si dejamos fuera el cine de género, hay tres directores japoneses que son muy populares, Kore-eda, Kawase y Yoji Yamada. Me gustaría que diferencias hay en trabajar con ellos, si hay capacidad de utilizar la improvisación…

– Kirin Kiki: Son muy, muy diferentes, y es difícil de explicarlo en pocas palabras. Además de que cada uno utiliza unas determinadas temáticas, la diferencia es que sus valores son muy diferentes. Si hablo más quizás sea mala persona, así que perdóname pero voy a callarme. (risas)

CineAsia: Hablemos entonces sobre cómo es trabajar con Kore-eda, que es un director que no ha dejado sus inicios como documentalista, y su visión del cine busca el realismo. ¿Le deja espacio para improvisar, o trabajan juntos cómo enfocar a los personajes?

-KK: Kore-eda no suele explicarme las cosas muy detalladamente, no me dirige específicamente ni me pregunta, creo que nos conocemos muy bien y como él sabe la manera de analizar a los personajes yo solo intento seguir lo que me pide. No me da muchas órdenes pero normalmente sé lo que él quiere, y cuando a veces no da el OK a la escena,  lo intento conseguir rápidamente.

after-the-stormCineAsia: En referencia a la novela que el protagonista de la película ha escrito, ¿es un libro que existe o una ficción inventada para el film? También me gustaría que me hablara de su experiencia en Cannes de este año, en la que el film pasó por la Sección Un Certain Regard.

Hirokazu Koreeda: No, el libro es inventado, no existe. Es una de las licencias que me he tomado en el film. Después de la tormenta es una película muy localista que hablar sobre una familia japonesa, así que tenía cierto miedo a la reacción del público, ya que hay muchas diferencias entre el público europeo y el japonés. Tenía dudas sobre como aceptarían la película, pero muchos periodistas me dijeron todo lo contrario: aunque fuera una historia local el sentimiento era universal. Después de escuchar aquellas palabras, disfrutamos mucho del festival.

CineAsia: Sabemos que es un enamorado de San Sebastián porque antes de venir este año ya pasó por aquí para visitar la ciudad, nos lo contó Jose Luis Rebordinos. ¿Va a venir cada año a Perlas? Nos gustaría saber también que le ha parecido la ciudad a Kirin.

Hirokazu Koreeda:  Para venir aquí cada año, tendría que hacer una nueva película cada año, y va a ser bastante duro. Lo cierto es que es un honor que me llamen cada vez que hago un film. La gente de aquí me recibe con mucho cariño. Creo que en el mundo no hay muchos festivales de cine como el de San Sebastián.

Kirin Kiki: Me encantan las cosas antiguas. En Tokio cada vez quedan menos cosas históricas: el kimono, los trajes tradicionales. Aquí en San Sebastián veo muchos edificios antiguos y con mucha historia, me parece una ciudad muy bonita.

CineAsia: Al hilo de lo que dice el director sobre rodar cada año, lo cierto es que lleva un tiempo con un ritmo de producción bastante apretado, y me gustaría saber cómo lo hace para engranar el proceso en un año, sobretodo cómo es el equipo con el que rueda, si es un equipo pequeño…

Hirokazu Koreeda: El equipo de Nuestra hermana pequeña era bastante grande, pero el de ésta película, comparándolo, es mucho más pequeño. Estaba dividido, además, en dos grupos: el de producción y el de rodaje, y trabajaban paralelamente. Como tengo una relación muy firme con el productor, el trabajo es mucho más sencillo, nuestra relación ya está establecida. Antes tenía que buscar financiación previo al rodaje y era una tarea muy complicada. Al no tener que hacerlo ahora, puedo emplear mucho más tiempo en desarrollar las ideas que tengo guardadas y preparar los films con mayor rapidez.

cartel_despues_de_la_tormentaCineAsia: Kirin ha trabajado con Seijun Suzuki, Kinji Fukasaku, Tetsuya Nakashima… para nosotros es casi la abuela universal del cine japonés, nos gustaría que nos explicase cómo ha cambiado el cine japonés, y qué es lo que echa de menos, o qué es lo que sobra.

Kirin Kiki: La situación actual del cine japonés creo que es mucho mejor que antes porque ahora hay mucha libertad, antes los actores no teníamos tanta. Creo que ahora la situación es mucho mejor. Me da mucha pena, y creo que especialmente los actores, sobre todo los mayores, deberían actuar con más libertad.

CineAsia: ¿Por qué dice que no tienen libertad, a qué se refiere?

Kirin Kiki: Es posible que en la industria del cine los actores veteranos no puedan ser libres. Por ejemplo, en el teatro Kabuki sí hay es libertad, porque se educa a los actores jóvenes que llegan, pero quizás en nuestro mundo de la actuación no la hay.

Hirokazu Koreeda: Puede ser culpa de los directores. Ahora las películas están pensadas para un público joven. Directores y productores pensamos que si hacemos una película con actores veteranos quizás no atraería a mucho público. Quizás los directores deberíamos saber hacer una película para jóvenes con actores mayores.

Kirin Kiki: Creo que en mi caso, que tengo varios inmuebles, quizás un día no me haga falta el trabajo ya que los tengo alquilados. (risas)

koreedakirin_blogCineAsia: Para acabar la entrevista me gustaría preguntar por el lugar dónde ha situado la historia. La idea de utilizar como el desencadenante de la historia ese fenómeno atmosférico de los tifones es maravillosa.

Hirokazu Koreeda: El conjunto residencial que aparece en la película era muy típico en Japón hace 50 años. La idea era que las parejas después de criar a los hijos se trasladasen a otra casa mayor. El tema de la película está muy entroncado con ese lugar: quiero hablar de los adultos que no logran ser lo que querían, igual que la gente que quería dejar de vivir en esos conjuntos residenciales, querían salir de allí, pero pasan los años y siguen viviendo allí. Es muy difícil conseguir un permiso de rodaje en uno de estos conjuntos, y al final el único donde lo conseguí es en uno en el que yo viví de niño. Cuando estaba escribiendo el guion pensaba en mi viejo piso, en la distribución de las habitaciones, así que creo que al final fue bueno rodar allí.

Acerca de los tifones, ya sabéis que a Japón llegan muchos a lo largo del año, estamos acostumbrados y tenemos muchos recuerdos de ellos. El refugiase en la atracción del parque en plena tormenta es real, yo lo hacía aunque no con mi padre sino con mis amigos cuando era pequeño, por eso quise añadirlo. Una periodista me dijo en Cannes que las tormentas normalmente son un fenómeno catastrófico, pero que en este caso sirve para purificar, y es cierto, porque aunque las cosas no hayan cambiado mucho, si parece todo más limpio.

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *