Ghanchakkar: el triunfo de asumir riesgos (India, 2013)

Año: 2013 País: India. Director: Raj Kumar Gupta. Duración: 137 m. Género: Comedia negra. Protagonistas: Emraan Hashmi, Vidya Balan, Parvin Dabas; Namit Das.

Si hay una película india de la que se ha hablado poco este año, tanto la crítica como el aficionado, es Ghanchakkar. Su director, Raj Kumar Gupta, había alcanzado el reconocimiento de ambos (crítica y público) con su anterior film, No One Killed Jessica, tras debutar en la dirección en 2009 con el magnífico thriller Aamir.

chakar2-march28Ghanchakkar, estrenada en India en el mes de Junio, tenía todos los atractivos para atraer a la audiencia. Unos protagonistas de lujo: Emraan Hashmi y Vidya Balan (que ya habían formado pareja en The Dirty Picture), una cuidada fotografía de la mano de Satyajit Pande (Kahaani), junto a una mayor presencia musical que en films previos del director, gracias a la labor de Amit Trivedi (Gangs of Wasseypur). ¿A qué se deben entonces el resultado irregular en la taquilla?

Quizá Ganchakkar no sea lo que el público mayoritario que acude a una sala de Mumbai espera ver en una comedia made in Bollywood: ausencia de números musicales en el sentido estricto de la acepción, diálogos «demasiado» ingeniosos, la trama en sí, donde no existe un «héroe» reconocible y que puede verse como aburrida… Pero el riesgo, el intentar construir algo diferente a lo que has hecho, son claves para entender la filmografía de Raj Kumar Gupta. Este es sin duda, el gran triunfo de la película: no traicionarse a sí misma intentando gustar a todas las audiencias.

Ghanchakkar juega con elementos de la comedia clásica, hace uso del humor negro, sabe reírse de sí misma y, a la vez, ofrece una concesión al público más mainstream del cine de Bollywood al utilizar una trama paralela, a la que dan vida una pareja de ladrones cómicos que completa el reparto. La trama es sencilla: un ladrón retirado que se ha acostumbrado a no pegar ni golpe, Sanju, se involucra en el que puede ser su último gran golpe. A su mujer le seduce la idea. Y a sus dos cómplices, también. El problema comienza cuando se reúnen después de tres meses del gran golpe, y Sanju no recuerda nada de nada… ni siquiera dónde ha escondido el botín. ¿Amnesia? ¿Una mujer que sabe más de lo que dice? ¿Quién está mintiendo a quién?

Ghanchakkar-Poster-2Desde los créditos de la película (filmados utilizando animación), a la secuencia del robo, donde el espectador no deja de reír al ver a los atracadores ocultos bajo las máscaras de las estrellas del cine indio Amitabh Bachchan, Dharmendra y Utpal Dutt, la película sigue un ritmo de comedia negra (su equivalente hispano sería La Comunidad de Alex de la Iglesia), que coquetea con diferentes géneros sin instalarse definitivamente en ninguno (comedia, thriller, film de misterio…). Uno tiene la sensación, cuando el tren de Ganchakkar alcanza la última secuencia, que ha pasado las últimas dos horas de su vida dentro de un laberinto: te has reído, en algunos momentos no has sabido hacia dónde va la trama, has recorrido varias veces el mismo camino, pero al final, y desde luego que sí, has disfrutado. Una película quizá demasiado ‘astuta’ para el cine comercial al uso bollywoodiense.

Lo mejor: Optar por una fórmula original que puede no contentar a todos los públicos.

Lo peor: ¿Por qué no incluir un número musical dentro de la película? El videclip de la canción Lazy Lad es genial.

Enrique Garcelán (CineAsia)

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *