Entrevista al director y los actores de «Hasta siempre, hijo mío», Perla del 67 Festival Internacional de San Sebastián

El director Wang Xiaoshuai, y los actores Wang Jingchun y Yong Mei (ganadores ambos del Oso de Plata al mejor actor y a la mejor actriz respectivamente en el pasado Festival de Berlín), se paseaban por las calles de Donostia esta semana asistiendo a la presentación en España de su última película Hasta siempre, hijo mío, proyectada en la sección Perlas del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Entre su apretada agenda, conseguimos compartir con ellos un café en el jardín del Hotel María Cristina. Aquí tenéis el resultado…

CineAsia: Primero de todo decirle que es un placer conocerle. Somos seguidores de su cine. No sé si es consciente, pero para mucha gente de mi edad, empezamos a conocer el cine chino no con directores de la Quinta Generación como Zhang Yimou o Chen Kaige, sino con directores de la Sexta, y considero que su cine, con Frozen o The Days, fue el iniciador de esa Sexta Generación de directores chinos, con lo cual para mí es un honor conocerle.

Wang Xiaoshuai: Gracias (en castellano)…

CineAsia: Xie Xie, gracias a usted. A estas alturas ya debe de estar acostumbrado a recibir premios en Berlín. Con La bicicleta de Pekín en 2001, con In Love We Trust en 2007, Hasta siempre, hijo mío este año… ¿se acostumbra uno a eso de recibir premios?

Wang Xiaoshuai: La única lástima es que no hemos conseguido el Oso de Oro (risas)

CA: Pero es importante, la labor que hace usted en la dirección de actores en su última película es fantástica. También es un premio para usted.

WX: El premio a la mejor actriz y al mejor actor es, por un lado, un valor hacia mi trabajo pero, por otro lado, es una forma de que el público acepte mejor esta película.

CA: He visto dos veces la película, las dos veces me he emocionado igual, las tres horas pasan volando. De hecho tenemos en marcha un concurso en el que regalamos entradas porque el estreno es este viernes, estamos promocionando la película desde CineAsia.

WX: Gracias de nuevo (esta vez, en inglés).

CA: No sé si es una apreciación mía, pero hay una diferencia grande, quizás lo dé la edad, entre su primera etapa y los trabajos más recientes. La cámara en esa primera etapa es mucho más activa con los personajes, parece que ella también juegue un rol dentro de la historia. Sin embargo, en la parte más reciente de su carrera la cámara es mucho más estática, mucho más observacional, mirando desde la distancia a sus personajes…

WX: Sí, cuando era más joven quizás quería probar más cosas, estaba recién empezando, y la forma de rodar era distinta, y ahora con mi edad lo más importante es la historia que quiero transmitir, ese sentimiento de los personajes. Eso es lo que quiero, transmitir, quizás con otra forma de rodar mis películas. Lo más importante cuando eres joven es probar, pruebas diferentes formas de rodaje, de montaje, diferentes técnicas de manipulación. Pero ya ha llegado el momento en que lo más importante es amar a los personajes de mis películas, no utilizar tantos recursos externos, recursos técnicos. Llegar a ese sentimiento sobre los personajes.

(En este momento entran los dos actores, Wang Jingchun y Yong Mei)

CA: Justo en la pregunta anterior le comentaba al director Wang que la manera en que ha dirigido la película en comparación con sus trabajos anteriores es más observacional. Me gustaría saber cómo les ha afectado ese estilo de cámara, si les ha parecido intrusiva o si les ha ayudado más.

Wang Jingchun: Hace nueve años ya participé en una película del director, así que conocía su estilo. Efectivamente anteriormente utilizaba otro tipo de técnicas y de rodaje, quizás ahora que es un poco más mayor la forma de explicar la historia es más tranquila, pero especialmente la forma de rodaje, la forma de describir esta película, parece más lenta en la superficie, pero por debajo está llena de emociones, de sentimientos… es más fuerte.  Especialmente, al ser una historia muy larga que se desarrolla a lo largo de treinta o cuarenta años, a través de describir la película de una forma tan suave, es muy difícil de controlar, porque el tiempo es demasiado largo, y hay que conseguir que la gente no se aburra. Por eso es muy importante.

Yong Mei: Yo era seguidora del director Wang desde su primera película, había visto todas ellas y me gustaba mucho. Conozco también su manera de rodar, y esta me parece su película más madura y más completa.

CA: Comentaba antes que el director se había acostumbrado a ganar premios en el Festival de Berlín, y en este caso han sido ustedes los que lo han conseguido. Él decía que no era el Oso de Oro, pero yo le comentaba que los premios actores también premiaban su dirección de ellos. Me gustaría que valorasen los premios y esa labor del director con ustedes, cómo fue el trabajo.  

Wang Jingchun: Es una lástima, podríamos cambiarlos por el Oso de Oro (risas). El director ya ha conseguido diferentes premios, de mejor guión y algún otro… pero el único que le falta es mejor director y el Oso de Oro…

Wang Xiaoshuai: No pasa nada, soy joven todavía (risas).

Wang Jingchun: Esperemos que con la próxima película podamos ganarlo (risas).

Yong Mei: Yo también lo cambiaría (risas).

CA: ¿Qué repercusión puede tener en sus carreras el Oso de Oro? Ellos ya han trabajado con grandes directores, él ha trabajado con Zhang Yimou, ella con Hou Hsiao-Hsien… ¿Puede tener algún efecto en la industria china?

WJ: Seguro que hay algún efecto, estaré más ocupado. Tendré que trabajar todos los días (risas).

YM: Este premio es muy especial para mí, porque es un premio para la mujer china. Soy la tercera que lo gana, pero la primera actriz china que obtiene este premio. Con 49 años obtener este premio por primera vez, es algo muy difícil, y a la vez muy importante.

CA: Es cierto que a partir de los 45 las mujeres parece que desaparecieran de la faz de la tierra… Me gustaría hablar del montaje de la película, que nos lleva hacia adelante y atrás en la historia, cambiando de épocas… No sé si es algo que el director ya tenía previsto o si pensaba que podía ser un elemento de dificultad para el espectador. Y también con respecto a los actores, si se rodó de manera lineal, o no, con los consecuentes cambios de vestuario y maquillaje. 

Wang Xiaoshuai: La primera dificultad que encontré a la hora de rodar esta película es que el periodo en el que transcurre la historia es demasiado largo, así que antes del rodaje ya tenía que tener todo absolutamente planificado. La estructura de la película es la de mi última versión del guion que escribí. Como ha habido un desarrollo tan grande en China, hay muchos escenarios que ya eran muy difíciles de encontrar, así que teníamos que tener muy claro antes del rodaje cada punto y cada momento, no podía permitirme ser desorganizado, teníamos que tener muy controlado cada escenario. Por otro lado, esa desorganización también sería una dificultad de más para los actores, sería mucho más difícil para ellos. Empezamos por los 80, escenarios, vestuario, la situación de los personajes… rodamos todo, y luego pasamos a los 90, y las siguientes décadas, siguiendo la línea temporal.

Nuestra dificultad era que en varios meses ellos debían de pasar de treintañeros a personas de 60 años, por eso han conseguido los premios (risas).

CineAsia: ¿Cómo fue esa transformación?

Wang Jingchun: Encendíamos el interruptor y ya nos cambiábamos (risas).

WX: Por su edad, ellos realmente han vivido esas épocas, para ellos son épocas conocidas, así que pudieron adaptarse mejor a los diferentes años.

CA: Hay algo que me he dado cuenta de las últimas producciones de China que hemos tenido acceso a ver, también desde el cine independiente, y es que antes había un periodo concreto de la historia de China, que era la Revolución Cultural, que era un punto muy habitual en el cine. Últimamente hemos visto ese final de la Revolucion Cultural, y las transformaciones posteriores de Deng Xiaoping, ese éxodo de los jóvenes del campo a la ciudad, la ley del hijo único, se está revisando mucho ese periodo histórico… ¿Por qué?

WX: A la hora de llevar historias al cine chino, ya sean historias pasadas o de la sociedad actual, tenemos prisa por sacar esos temas, para también preservarlos. Para mi generación, cuando hablamos de Revolución Cultural china, quizás éramos demasiado pequeños para recordarlo. Así que cuando queremos preservar un periodo histórico es el periodo de después, y si no lo hiciéramos nosotros tendrían que hacerlo la siguiente generación, volviendo hacia atrás. Considero que es urgente salvar esa historia que hemos vivido.

CA: La juventud de China de hoy en día no quiere saber nada del pasado, está centrada en el dinero y en el éxito, no parece que haya una crítica en mucha de esa juventud. 

WX: Sí, creo que tienes razón en lo que dices, los jóvenes se fijan más en la economía, el dinero, en el materialismo, no le dan importancia a la historia o la tradición. Incuso están huyendo del tema político. Siendo director creo que lo más importante es la reflexión del pasado, no vamos a dejar que lo hagan las siguientes, deberíamos de pensar ahora en las cosas que no hemos hecho bien, y no dejar que pase el tiempo, que pasen las generaciones, y echen la vista atrás.

Por eso para esta película necesitaba utilizar treinta años, porque es casi el tiempo de la vida de una persona, y tenemos que pensar que no es tan fácil, el tiempo pasa muy rápido, y cuando tomamos decisiones personales, o políticas, debemos pensar en las consecuencias y sus resultados. Eso es la reflexión.

CA: Usted decía en una entrevista, no sé si es correcto o no, que es más peligrosa la autocensura del artista, que la censura que venga de fuera, del gobierno.

WX: Sí, es cierto. La censura externa te da más presión, pero un artista, un director, lo que no puede hacer es autocensurarse. Si cuando no sabes qué es lo que quieres ya te pones una barrera a ti mismo, no vas a llegar. Una persona tiene que pensar en sí misma, qué es lo que quiere hacer, no porque haya censuras o presiones externas has de autocensurarte. La filosofa Hannah Arendt dijo que si tú eres un militar y te mandan matar, tienes que tener tu valor de decidir como ser humano si vas a hacerlo o no. Aunque tengamos presiones externas, debemos considerar primero los valores personales de cada uno.  

CA: ¿Siente que se mantiene todavía esa unión en la Sexta Generación, o piensa que ha quedado todo olvidado, difuminado? Cuando damos clases le consideramos uno de los grandes directores.

WX: Como decía antes, con el tiempo cambian muchas cosas. Ahora quizás cada uno de mi generación sigue un camino distinto, afectado por el tiempo, cada uno tiene ideas diferentes. Lo único que puedo decir es que lo que quiero es seguir poniendo mi atención en temas de actualidad social. Es lo que me gustaría seguir haciendo. Uno mismo tiene que tener total independencia, yo soy un individuo independiente, pero obviamente me tengo que vincular con la sociedad, con el poder… a distancia, pero también. Pero mantener la independencia personal me parece lo más importante.

CA: Nos avisan que tenemos que parar aquí y no saben cuánto lo siento porque se me quedan muchas preguntas en el tintero… Muchísimas gracias por compartir este ratito y mucha suerte con la película… Xie Xie maestro Wang.

Por Gloria Fernández

Fotos: Natalia Díaz

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *