Entrevista a Quim Crusellas, Director del Festival Nits de Cinema Oriental de Vic

Casi cerramos por vacaciones “el chiringuito” (por utilizar términos veraniegos) de CineAsia este año cuando acababa de finalizar la 16ª edición del Festival Nits de Cinema Oriental de Vic 2019. Recordemos: Jeeja Yanin como invitada estelar, Spring Sparrow de China y la india Andhadhun las ganadoras este año, foco especial al cine de acción thai… Y nos faltaba una última cosa, poner el broche final a esta, creemos, más completa edición del festival: una entrevista con el “alma mater” del certamen, su director Quim Crusellas.

Iniciamos con él la ronda de entrevistas (tenemos por delante dos “super-festivales” y tendremos a sus directores para que nos cuenten: San Sebastián a la vuelta de la esquina, y un poquito más allá el Festival de Sitges) que hacemos siempre a nuestra vuelta de vacaciones.

Reanudamos así pues la actividad del blog de CineAsia… y ¡¡ánimo con la resaca post-veraniega!!

CineAsia: Ahora mismo, así a “bote pronto”, ¿qué recuerdo te viene de esta última edición del Festival?

Quim Crusellas: Mi recuerdo es la plasmación de ese equilibrio que andamos buscando, y que creemos que este año se ha hecho muy evidente, entre el espíritu popular, muy cercano del festival con las diferentes asociaciones, diferentes colectivos asiáticos que hay en la ciudad, y a una profesionalización o una línea de festival de cine con la estructura de este año: no solo con proyecciones, sino con otras vías que lo que hacen es ayudar y consolidar el modelo. Dos aspectos que este año se han hecho más patentes y que, no solo son compatibles, sino que es ideal el que confluyan…

CineAsia: Eso a nivel más técnico… pero nos referíamos a un recuerdo más emocional, ¿qué te viene a la cabeza ahora mismo?

Quim Crusellas: Ah, vale… Pues emocionalmente cada año tengo el mismo recuerdo y creo que es bueno que sea ese: la foto de equipo que nos hacemos el último día en el escenario de la Bassa, porque ver a todo el mundo cansado, pero sonriendo y todos abrazándose… Es una sensación de alegría, de placer… Siempre recuerdo ese momento, como resumen y como una especie de empujón que te anima a continuar.

CineAsia: Ahora sí, ¿cuál ha sido el balance del Festival de este año? Creo que habéis superado las cifras que teníais en previsión… Cuéntanos…

Quim Crusellas: El balance este año ha sido muy positivo… Este año hemos tenido un invitado de primera línea y, sin desmerecer nunca a otros invitados que han venido al Festival, ese año sí que traíamos a una estrella: una de las actrices más famosas del cine de acción asiático como es Jeeja Yanin, y junto a ella todo su entorno: su agente, alguien del Ministerio de Cultura de Tailandia, gente de la Embajada de Tailandia… Todo esto nos suponía un reto a nivel organizativo, de gestión… Y todo eso hace que el Festival despierte aún más todos sus sentidos… Y creo que todo eso lo hemos superado, por lo que te comentaba antes, por el propio espíritu del Festival. Por ejemplo: cuando llegó Jeeja Yanin lo primero que nos preguntó fue por la agenda de vestuario para cada evento en el que fuera a participar y su sorpresa fue cuando le dijimos que podía ir como quisiera, a donde quisiera, que no necesitaba guardaespaldas… Se sorprendió al principio, pero luego entendió la dinámica del Festival: paseó por la ciudad, se hizo fotos con la gente… Vio que era un entorno amigable, espontáneo y natural.. Pues todo eso es lo que hemos conseguido integrar con una estructura de películas equilibrada y, además, hemos conseguido aumentar el público en el cine Vigatà donde proyectamos en dos salas, sobre todo en el complicado horario de las 12:00h de la mañana que es cuando pasamos la retrospectiva. Allí hemos conseguido mantener una afluencia de público de entre 50 y 60 personas, que eso es mucho para nosotros; y también en las sesiones de las 16:00h y de las 18:00h, sesiones de competición, que en muchas de ellas hemos conseguido hacer lleno. O sea, hemos incrementado los resultados de la taquilla… Y también hemos aumentado en cuestiones colaterales… Por ejemplo, en el espacio de la Bassa, donde se venden las cenas temáticas: la afluencia de público se nota en la compra de la “cerveza nitómana” (patrocinio de Cervezas del Monteny para el Festival), cuyos beneficios van íntegros para nosotros; o el “pastelito” del Festival que hemos hecho este año, pues las 200 unidades que se hacían diarias se agotaron todos los días… Pues bien, todo esto ha ayudado a obtener más ingresos para el Festival y a consolidarlo.

CA: ¿Podríamos decir que ha sido la edición más completa del Festival?

QC: Sí, sin duda… Y no solo desde nuestro punto de vista, y sin intentar alardear, sino también creo lo habéis visto vosotros, otros medios de prensa, las instituciones… como nuestro co-organizador que es el Ayuntamiento de Vic y que ve como durante esos días la ciudad se llena de gente de diferentes partes de España que no viene solo por el Festival de cine, sino por el ambiente que se vive y se respira en Vic esos días. También se añade al éxito de este año el que la escuela de cine ESCAC con su proyecto de cortos rodados en China por varios de sus alumnos se haya podido presentar en Vic. Y es que desde el Festival llevamos 5 años potenciando la “Ruta Marco Polo” en la que pretendemos tender puentes entre Asia y España… En este sentido este año hemos presentado la película The Man from Kathmandu, donde un equipo de especialistas capitaneado por David Medina de las Islas Canarias, han hecho las coreografías de acción de la película y en esto intervino el Festival desde el principio contactando los distintos equipos en esta producción internacional hecha desde Nepal (la primera vez que se hacía una producción así en Nepal). Hemos producido ya un par de cortos, otro que está en marcha… Una línea que queremos seguir: no solo ser exhibidores sino también potenciar la industria buscando conexiones, colaboraciones, proporcionar contactos… Abrir al máximo las ramas de la cultura asiática para integrar música, presentaciones de libros, conferencias, cursos de cocina… con la ayuda de la Universidad de Vic o los museos de la ciudad.

CA: ¿Consideras que el Festival Nits de cinema Oriental de Vic es ya un certamen consolidado?

QC: Sí, ahora ya sí… Fíjate que en la celebración de la décima edición me preguntaban lo mismo y yo decía que en cuanto a público y asistencia sí… Pero consolidar es una palabra que depende de dónde la pongas… Consolidado en aquel momento en cuanto a que funcionaba a nivel de público sí… Pero como Festival, creo que puedo decir que es ahora… Llevamos un par de años que estamos consolidando la idea de festival que queremos y su estructura.

CA: Imagina que te encuentras a alguien que no ha oído nunca hablar del Festival… ¿cómo se lo explicarías en pocas frases?

QC: Bueno, aún hay muchísima gente que no sabe que existimos… Obviamente que la gente que ama el cine asiático ya nos conoce, pero todavía somos conscientes de un trabajo a hacer que es el de darnos a conocer mucho más. Eso está entre los deberes que tengo apuntados en una libreta y que escribo una vez ha terminado el Festival como puntos a mejorar, cambiar…

CA: Pero no me has respondido a mi pregunta…

QC: Ostras, ah, pensaba que me preguntabas sobre si el Festival era lo suficientemente conocido… Sobre lo de definirlo es fácil: es un encuentro de la cultura asiática, y eso lo hemos conseguido haciendo que los colectivos asiáticos de la ciudad participen en el festival… Ellos son los que quieren participar además y eso es importante… porque sobre todo muchas veces con los inmigrantes cometemos el error de ser muy paternalistas y casi siempre se hacen cosas pensando “a ver si vienen”, “a ver si se integran”, y eso es un error… Lo ideal es hacer algo “con” ellos, que ellos se sientan parte porque tú estás valorando la cultura de sus países de origen y ellos quieren participar porque se sienten identificados… y eso es precioso. Así pues, el Festival es una unión cultural entre Oriente y Occidente con un “plato” principal que en este caso es del cine asiático.

CA: Dos momentos que nos gustaría resaltar y que comentásemos de este año… Uno de ellos, el foco que habéis hecho al cine de acción tailandés y, por supuesto, el traer a Jeeja Yanin… ¿Cómo se gesta esto y por qué este foco?

QC: Cada año siempre piensas en dos-tres temas que pueden ser posibles para el año siguiente, dependiendo de contactos, copias disponibles o colaboraciones que puedas conseguir… Pero a veces suceden cosas inesperadas como la que nos sucedió el año pasado durante la proyección de la película tailandesa Bad Genius (película que ganó el premio del público y de la crítica) en el espacio al aire libre de la Bassa. Durante la proyección de la película se puso a llover y, aún y así, de allí no se movió nadie y eso lo vio la persona, cara visible, de la Embajada de Tailandia en España en Madrid que estaba invitada esa noche… Y simplemente alucinó al ver que mil y pico personas un viernes por la noche estuvieran bajo la lluvia viendo una película tailandesa en Vic. Y ahí empezó todo: nos dijo “el año que viene tenemos que hacer algo; os podemos ayudar”… Y como en algún momento en el festival habíamos hablado de hacer una retrospectiva de cine de acción tailandés y además desde el Gobierno de Tailandia en los dos o tres últimos años se ha intentado reactivar este género dentro de su cine con el logo “Thai Action”, pues pensamos que sería buena idea hacer lo que hemos hecho este año. Así que hicimos la “carta a los Reyes Magos”, y fuimos varias veces a Madrid a hablar con la Embajada… Pedimos a Tony Jaa o a Jeeja Yanin… Ya nos dijeron que Tony Jaa era muy difícil porque pasa mucho tiempo en Hong Kong y además tiene muchos proyectos internacionales con una agenda complicadísima, así que nos centramos en Jeeja y a finales de mayo ya nos confirmaron que venía. Y ella tenía la agenda libre… que esa es otra. A veces, no es una cuestión de que quieran o no quieran venir, o que cueste más o menos dinero, es simplemente que estén disponibles en esas fechas porque los profesionales del cine asiático, como sabéis, trabajan muchísimo y tienen unas agendas endiabladas. Esta vez los astros se alinearon para poder traer a Jeeja

CA: El segundo momento que me gustaría comentar es uno de los momentos, para nosotros, emblemáticos y característicos del Festival: la proyección de la película india en la Bassa que este año fue Junglee y el momento “chico descamisado subido al elefante” con el público chillando y aplaudiendo fue “lo más”…

QC: Sí, es una sesión que tenemos muy identificada… Pero hay algo que me ha gustado de lo que has dicho que es “el momento chico quitándose la camisa”… Estamos acostumbrados a poner sexo a todo y a las reacciones del público masculino cuando es una chica la que se quita la blusa o lo que sea (otra cosa sería debatir si es bueno o no que eso pase); pero nuestro público es eminentemente familiar, es un Festival cercano y popular donde las familias ven las películas juntas… Y en el cine de Bollywood es al revés, son los actores los que se quitan la ropa (también por un tema de censura del propio país), es algo habitual en su cine, y es verdad que cuando pasa eso en la proyección en Vic siempre hay una especie de “explosión festiva” entre el público… Pero no solo el femenino, sino también el masculino… cosa que nos gusta mucho y nos parece una normalización en toda regla… Y sí, en el Festival tenemos muy identificado el tipo de público para cada horario, día o sesión… Y el Bollywood lo tenemos muy claro ya también por un tema de tradición del Festival que es clausurar el sábado con India y los bailes de Bollywood, etc… Todo un fin de fiesta que se llena de una manera increíble. Y por suerte es un público muy fiel, cosa que nos alegra pues como sabéis el Bollywood no es un cine muy dado en festivales de cine que siempre le hacen el vacío pues no tiene un público fiel como lo tiene en Vic. Además, tenemos una comunidad india de más de mil personas en Vic, muchos de ellos procedentes del Punjab, y que colaboran activamente con el Festival preparan las cenas, hay gente india en el equipo trabajando… Así que pensamos que Junglee era perfecta para la Bassa, sabíamos que funcionaría sí o sí… es una película de goce colectivo. Y seguiremos el año que viene proyectando películas de hombres con grandes pectorales… ja, ja, ja…

CA: Con lo que la relación de las Nits con la cinematografía india es excelente… Porque dos han sido las cinematografías que ha sobresalido este año en el festival, la china y la india…

QC: Sí, y además muy relacionadas porque China, si no lo ha dado ya, está a punto de dar el “sorpaso” a la cinematografía india en cuanto a producción. China tiene una doble producción de cine muy marcada: la línea de las superproducciones con películas costosísimas, todas ellas hechas para un gran público chino (aunque algunas acaban saliendo de su frontera); y luego un cine independiente que muchas veces es crítico no solo con el gobierno chino sino con todo el sistema de funcionariado institucional de China y con el futuro del país. Y para nosotros es perfecto porque podemos tener la última película de Jackie Chan como es The Knight of Shadows, una película de puro entretenimiento,  y a la vez otra como The Road not Taken que te muestra un hombre perdido en un desierto (analogía de la China actual) que tiene una granja de avestruces que no sabe cuidar porque no son de China (la influencia externa que ha llegado en masa a China y que no sabe aún cómo tratar o moldear), al que luego le llega un niño al que no sabe cuidar (como las empresas de fuera que llegan a China y que por las diferencias culturales no saben cómo gestionar)… Vamos, una película perfecta para explicar la China de ahora con un futuro totalmente incierto.

Y sobre India: pues tenemos una relación bastante buena, y es que además yo tengo un idilio personal con India desde que vi la película Mr. India hace muchísimos años en el Festival de Locarno, donde hacían una retrospectiva de cine de Bollywood, y me tragué como 10 películas casi de 4 horas cada una (una de ellas Lagaan de la que me enamoré) y luego otros clásicos de los ochenta y noventa. A partir de aquí ya me enganché porque es un cine que lo tiene todo. Es como cuando vas a un restaurante y te gustaría que te sirvieran un plato combinado donde pudieses probar un poco de todo…ja, ja, ja… A todos nos encanta ir a los “pica-pica”, ¿no?… Pues un Bollywood tiene lo mismo, de todo: drama, comedia, música evidentemente… Eso para mí lo hace irresistible, aunque sé que a mucha gente le cuesta entrar por saturación, por un barroquismo exagerado… y eso se les atraganta… Pero hay otras personas que han conseguido traspasar esa barrera y dejarse llevar, y han descubierto un “nuevo cine”… Y este tipo de cine pues nos gusta combinarlo en el Festival con películas más pequeñas, más independientes y autorales (como hace un par de años con La estación de las mujeres, por ejemplo). Y esto al público le encanta… Y este año tenemos la plasmación que esto es real pues la película Andhadhun que ha ganado los tres premios del Festival.

CA: Exacto, a eso íbamos ahora, porque precisamente esa combinación de la que hablas la tenemos en el palmarés: una producción independiente china “Spring Sparrow” y una gran producción india como “Andhadhun”, ¿estás contento con los premios de este año?

QC: Sí, sí… la verdad es que estamos muy contentos. El jurado de este año además nos pidió si podía dar más premios porque nos expresaron públicamente que les habían gustado mucho otras 3 o 4 películas más… Pero que Andhadhun les parecía la película a premiar: les encantó y les pareció que tenía un poco de todo y encima va y coinciden con el público y con los medios acreditados en el Festival. Así que es un “tres en raya” perfecto. Y sobre Spring Sparrow: una película de una directora novel, la conocimos en Hong Kong y enseguida congeniamos y nos confirmó ya oficialmente la premier europea de su película en las Nits; y la verdad es que fue un pase muy emotivo con ella presentado la película en la sala llena. Spring Sparrow es una película pequeña, independiente pero muy emocional, pero no hay una crítica a China (no siempre tiene por qué haberla en el cine independiente), sino que es un ejercicio de nostalgia y homenaje a una generación. Y realmente que estos dos tipos de películas convivan en el Festival, y además estén en el palmarés, me parece perfecto, porque es la definición en sí misma del Festival.

CA: Vamos con la última pregunta. Festival Nits de Cinema Oriental 2020: quiero que nos confieses una realidad ya (a estas alturas algo que nos puedas adelantar) y un deseo.

QC: La realidad es que lo tenemos todo, todo… menos el presupuesto. Es decir, tenemos el equipo, la estructura que queremos… o sea, la consolidación de una línea de trabajo que se ha hecho en los dos o tres últimos años. Pero también hay otra realidad, que es que nos falta tener un presupuesto mínimo y adecuado para poder seguir precisamente con esta línea…  Y un deseo es que, entre los festivales, incluido el nuestro, no hubiera esa barrera, esa cosa de “que si esta película está en un festival ya no puede estar en otro”. Así que me gustaría que lo que hacemos compartiendo diferentes culturas con los distintos colectivos, pues también existiera entre los festivales de cine… Porque el público se reparte y hay otros espectadores que gustan de repetir experiencias… Eso es algo que nos gustaría, la verdad… eliminar ese deseo de exclusividad que se da en los festivales y que no tiene sentido desde mi punto de vista.

Otro deseo para 2020 pues sería poder traer a otro invitado de la talla de Jeeja Yanin… Además, la gente nos lo pide, ya nos ponen deberes… ja, ja, ja… En este sentido y con ese objetivo, pues haremos lo que podamos.

Muchas gracias Quim y toda la suerte del mundo con las “Nits 2020”.

Por Enrique Garcelán y Gloria Fernández

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *