Entrevista a Li Jingxiang y a Ji Hongyang, directora y actor respectivamente de Spring Sparrow, película ganadora del Festival Nits de cinema Oriental 2019

Normalmente comenzamos las entrevistas preguntando por el film de estreno en el Festival, en este caso las Nits, por favor háblenos de Spring Sparrow y empiece por donde quiera…

Sí… Spring Sparrow es un film sobre el viaje desde el pueblo hasta la ciudad, Beijing. En la película el personaje de la madre no habla. Eso es lo que quiero mostrar, esa mujer ausente. Normalmente la mujer en los años 80 no podía hablar por delante de su marido, tenía que situarse siempre por detrás.

Es una de las preguntas que quería hacerle, porque usted es una mujer y esta película es sobre sus padres, pero en la película el gran personaje es su padre, y la que sería su madre permanece en el pueblo, su padre es el que se marcha. Supongo que es porque en aquellos años las cosas funcionaban así.

Sí, en las familias chinas normalmente es el padre el que decide lo que se hace, y las mujeres en la cultura china no tienen acceso al dinero, así que no podía decidir irse. Pero la madre del film es una mujer fuerte, en el principio de la película hace mucho y le dice a su marido que tiene que mejorar el cuidado de su familia. En mi opinión esta madre lo hizo lo mejor que pudo, no podría haber hecho mucho más ya que estaban en un pequeño pueblo, en aquellos años, en aquel ambiente… Ella es fuerte aunque no tenga demasiado diálogo, como la escena en que le dice a su hijo que hable con el padre, porque ella conoce toda la historia, pero no la cuenta…

¿Por qué eligió ambientar su film en los años 80, por qué no escoger una época anterior como la Revolución cultural o los años 90, después de los hechos de Tiananmen?

Esta historia sucedió en mi familia durante los años 80, pero mi intención era hablar más allá de esa historia puntual, quiero hablar de esos años. Por eso tomo distancia en la película, el joven se marcha del pueblo y su prometida se queda.

Como muchos otros jóvenes, que hicieron lo mismo en esos años.

Exacto… y ya sabemos que Beijng y China han cambiado mucho, pero todo ese cambio comenzó en los 80. Los jóvenes dejaban sus casas, sus pueblos, para ver ese nuevo mundo dentro de China. Antes no podían hacerlo por las políticas del país. Así que para mí esa década es muy importante, aunque yo nací en los 90, y soy joven, vi lo que hacían mis padres, cómo trabajaban muy duro. Mi familia en China era pobre, pero ahora es muy diferente de cuando era pequeña. Así que creo que ese periodo es muy importante, y me parecía necesario contar esta historia. He vivido en París diez años, y poco a poco fui entendiendo el sacrificio de su generación en la sociedad china. Porque es muy difícil encontrar tu sitio en un lugar que no conoces, en el que no conoces a nadie.

Y creo que la generación china más joven no lo conoce, no sabe lo que pasó en China hace 30 años, así que creo que es otra razón por la que es importante explicar esta historia, que la gente joven pueda descubrirlo.

¿La película se pudo estrenar de manera comercial en China?

Todavía no, esperamos que se pueda estrenar a finales de este año. El de aquí es el tercer pase mundial del film, el segundo en un festival…

Sí, porque usted presentó el film en un festival de Irán, y ganó un premio al diseño de vestuario. Es algo que quería preguntarle, sobre el diseño de producción y de vestuario, se nota el cuidado que han puesto en ello.

Creo que todos los personajes del film son como un gorrión (el «sparrow» del título), el pequeño pájaro; y la primavera del título («spring») viene porque al ser todos jóvenes tienen muchas esperanzas en el futuro. Por eso elegí que los colores de la película fueran claros: amarillos, anaranjados, blancos. Hablé con el diseñador porque teníamos el verde manzana como color, y el azul era muy importante en aquella década. Para la casa familiar buscamos tonos que reflejaran los 80, me parecía importante.

Otro elemento que nos ha gustado mucho de su película es la utilización de distintos planos muy contrastados: mientras los chicos están en el pueblo los planos son fijos, muy amplios y generales; pero cuando llegan a la ciudad usted se acerca con la cámara, les sigue de cerca…

Lo hice porque la generación más joven no ha vivido realmente en los años 80, así que quería contar la historia de mis padres como un flashback: en el pueblo todo era calmado así que elegí que la cámara estuviera fija, para dar esa sensación de inmovilidad. Que se vea la vida diaria y los jóvenes espectadores se den cuenta: “estos personajes están aburridos y quieren ir a Beijing… nosotros también somos jóvenes, vámonos con ellos. ¡Yo también parezco un pajarito con mis padres!”… Así que cuando llegan a la gran capital la cámara está aquí (señalando su hombro) y nosotros, la nueva generación, les acompañamos. Cuando volvemos al pueblo tomo distancias, tomo el punto de vista de los jóvenes, y la distancia de la cámara habla de lo que ha sucedido.

En el Q&A comentó que sus referencias podían ser Zhang Yimou o Wang Xiaoshuai, pero viendo su film parece más antiguo, parece más cercano a algo realizado por directores de la Cuarta Generación y no de la Quinta, da la sensación de acercarse más al cine de los años 60.

En la película quería tener un tono realista, me inspiré en la pureza del neorrealismo, quería que mi film mantuviera esa autenticidad con un punto poético. Empecé a preparar la película en Francia, así que veía mucho cine europeo: Eric Rohmer, ese naturalismo es muy importante para la película, y también me inspiré en el cine japonés. Si se fijan en el montaje, los personajes simplemente salen de escena y la acción sigue.

Es una película muy naturalista, sí…

Quería ese tono… hoy en día la vida es muy ajetreada, en China y en todo el mundo, y la gente no tiene tiempo para sentirse ella misma, sentir la naturaleza; por eso quería mostrar esas sensibilidades en la película, en sus personajes. El protagonista puede sentirse a sí mismo, y lo que le rodea, la naturaleza.

Quería preguntarle por la manera en que pudo producir el film, porque es difícil caminar por el camino del cine independiente chino. ¿Cómo comenzó el proyecto? ¿Y si cree que hay una Séptima Generación de realizadores?

La joven generación de directores tenemos un gran trabajo por delante, porque los directores veteranos toman los proyectos más importantes, y aunque los jóvenes tenemos oportunidades de dirigir quizás nuestro trabajo debería de ser mejor, no lo sé… Creo que para mi generación el cine debería ser algo internacional, debemos enseñar el cine chino al mundo, nuestro cine, nuestra cultura… nuestro cine anterior mostraba la tradición, pero en el futuro quizás debemos mostrar cómo vamos al mundo. La estética de mi película no es solo para mostrar la época al público chino, es para mostrarla al mundo. Como explicar las historias es algo que me parece importante, mi película tiene lugar en China pero el equipo de Spring Sparrow es internacional, mi director de fotografía es francés, hicimos audiciones en China y París… y mi próxima película, un proyecto para el año que viene, quiero rodarla aquí, en Barcelona y Europa, así que será un equipo internacional también. Una parte vendrá de China, otra de París, y también quiero trabajar con gente de aquí. Tres países trabajando juntos. Y ya estoy preparando un proyecto con mi productor francés para rodar en París, un proyecto franco-chino, también internacional.

Y una pregunta para el actor Ji Hongyang, ¿qué tal ha sido su debut actuando y cómo se conocieron?

Creo que nuestro encuentro lo trajo el destino. Yo ya empezaba a trabajar como actor, pero tuve un accidente de coche muy serio y estuve recuperándome durante un año. Era difícil para mí volver al mundo de la actuación, pero intenté ir a diferentes audiciones, para series, anuncios… Un día recibí la llamada de la directora Li para que fuera a hacer una audición… no pasa nada… (la directora Li comienza a llorar). 

Yo no había enviado mi currículum, lo envió mi profesor.

La directora Li añade: Hay otra parte en la historia, porque yo escribí el guion en París, y antes de volver a China mis amigos me decían que no podría encontrar los actores, porque llevaba diez años sin estar en el país. Yo era actriz antes, así que para mí era importante encontrar yo misma al reparto… Cuando llegué a China me esperaban dos mil currículums. Algunos eran para otra película pero cuando vinieron a la audición les pedía si querían probar a leer algunas líneas. Ji había ido a la audición para la otra película pero al terminar le llamé para que viniera al casting. Había elegido antes a otro actor para el papel, pero cuando le vi sentí su sinceridad. Le pedí si tenía tres semanas libres para rodar en el pueblo y me dijo que sí. Era un rodaje difícil porque no teníamos mucho tiempo, solo doce días, y antes un mes de preparación.

Fue realmente casi como una nueva vida para usted Sr. Ji, ¿no?

Sí, sí… Estuve seis meses en el hospital, así que tuve mucho tiempo para pensar, porque toda mi vida, mi trabajo, se paró. Pensé en mis errores del pasado y me dí cuenta de lo que realmente quería hacer en el futuro. Amo el cine, y es a lo que quería dedicarme. Después de recuperarme he querido que toda esa experiencia vivida me haga mejor actor.

Muy bonitas palabras… ¿Directora Li, han visto la película sus padres?

Sí, pero yo no estaba porque tuve que volver a Francia… La envié a casa y la vieron junto a mi hermano, me contaron que mi padre había llorado… Quería añadir acerca de los actores que después de la preparación del film, llegamos al rodaje y hablaba con ellos, sobre si se sentían cómodos, su opinión, y ellos me decían “puedo hacer esto, aquello…” “¡haz lo que quieras! les decía yo”… Así que mantuvimos en la película muchos elementos en las escenas que son ideas de los actores.

Tenemos que terminar aquí… Muchas gracias por esta entrevista: «Xie Xie» y muchísima suerte en el estreno en China y en sus próximos proyectos.

 

Por Gloria Fernández y Jorge Endrino

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *