Entrevista a Eric Khoo: Festival de Cine de San Sebastián 2018

Lo que a uno le atrae, a simple vista, del director de Singapur Eric Khoo son dos cosas: una, su simpatía; dos, su derroche de pasión y entusiasmo por lo que hace… Así, de buenas a primeras, daba igual lo que me dijera en la entrevista, pues: ¡¡ya me había conquistado!! Pero si, además, lo que cuenta es interesante, podría decirse que, pensándolo bien y rememorando ahora que ha pasado ya algún tiempo: ¡¡fue de los mejores momentos que viví en el pasado Festival Internacional de Cine de San Sebastián!!

Aquí os cuento el ratito compartido con Eric Khoo, que presentaba en la sección Culinary Cinema su último trabajo: Una receta de familia. Espero que os “enganche” tanto como a mí y que vayáis sin falta a ver su película.

Eric Khoo no llegó solo a Donosti. Llegó con Takumi Saito, todo un idol este actor japonés y a quien hizo saludarme expresamente cuando supo que una servidora tenía algo que ver con el Festival de Sitges, donde Takumi Saito presentó película junto a Yoshihiro Nishimura hace unos años (este año el actor volvió a presentar su capítulo en la serie de televisión Folklore). Así pues, ya metidos en el tema del género del terror, Eric comienza:

Eric Khoo: Quiero rodar un film de terror el próximo año (así de entrada me lo suelta y es que

CineAsia: Sí, porque una de las preguntas que quería realizarle, es por el festival de terror que dirige y que inaugura su primera edición este año.

Eric Khoo: ¡Scream Asia!, este año es la primera edición, y es el primer festival de cine de terror en Indonesia. Porque en Asia el único festival de cine fantástico importante que tenemos es Pucheon, su programador me está ayudando con Scream Asia. En Asia nos encanta el terror, vivimos entre fantasmas… Además, tenemos el apoyo de la productora MM2, y uno de los alicientes del festival es incluir una sección competitiva de cortometrajes, que sean trabajos de género de cualquier país del continente, y luego ver si hay talento para desarrollar alguno como largometraje con esta productora.

CineAsia: ¿Como un Pitchbox?

Eric Khoo: Exacto, pero con el trabajo ya realizado. Y tenemos las masterclasses, estará Yeon Sang-ho, el director de Train to Busan. Vi su primera película, King of Pigs, estando de jurado en el Festival de Annecy, y luego la del tren, que fue extraordinaria. Al otro invitado lo tengo en Folklore, la serie de terror que son seis episodios, de la que estrenamos dos en el Festival de Toronto, dos en Fantastic Fest y los otros dos en Sitges, es Joko Anwar, hace películas con muy poco dinero y recauda millones, es increíble, muy dinámico.

CA: Lo tuvimos invitado en Sitges hace cuatro años, nos encantó… está muy loco.

EK: Está como una cabra, una vez le grabaron cuando fue al supermercado desnudo y tuvo millones de visitas. Ahora está rodando una película de superhéroes. En el Festival también estará Overlord y tendremos a su director Julius Avery… queríamos a John Carpenter, pero os lo habéis quedado en Sitges.

CA: Hemos tardado muchísimos años en traerle…

EK: Ayer conocí también al director de la Semana de Terror de San Sebastián… me encantaría colaborar de alguna manera, porque me encanta el terror, es mi primer amor. A mi madre le gustaba el cine de miedo y yo las veía con ella, con apenas cuatro años. No sé si te acuerdas de la película Estoy vivo de Larry Cohen… había un bebé monstruo y me dio mucho miedo. Así que mi madre me traumatizó, aunque cuando haga la presentación de la película aquí en San Sebastián quiero dedicárselo a ella, porque Una receta de familia está dedicada a ella. Es la cocina que echo de menos, y por mucho que intente replicar los platos no saben igual. La manera en que lo hacía… y ella nunca llegó a tener las recetas, no seguía ningún libro. Cuando cocinaba miraba lo que tenía y decía: “¿Qué vamos a hacer hoy?”. Ponía un poco de esto, un poco de aquello… nada de medir las cantidades con un recipiente.

Ramen Teh, o Ramen Shop, o Una receta familiar, empezó hace unos tres años con un mensaje de Yutaka Tachibana, que estaba interesado en hacer una coproducción ya que hace un par de años fue el 50 aniversario de las relaciones de amistad entre Japón y Singapur. Pero desgraciadamente el guion llevó mucho tiempo, no me terminaban de convencer las diferentes versiones, así que se nos pasó el aniversario, pero hicimos la película. Al principio no estaba convencido, pero a la hora de pensar en una coproducción tenía que ser sobre comida, porque adoro la comida japonesa, y adoro la comida de Singapur, y pensé, que si podía hacer un híbrido de las dos, simbolizando al protagonista que es mitad de un país y mitad de otro, esa sería la historia, sobre el amor hacia su madre.

CA: Hace un tiempo usted dirigió también un telefilm sobre comida, Wanton Mee, que pasó por la Berlinale. ¿Podemos decir que es una especie de precuela?

EK: ¡Sí, sí! Fue un trabajo que hice, fue para una plataforma de televisión.

CA: Pasando a hablar de su carrera, creo que este es su trabajo más accesible…

EK: Y digerible… queríamos que fuera tan simple como fuera posible, que pudiera acercar al público más joven pero también al más mayor. Queríamos realizar un film optimista, porque cuando miras al mundo en estos años, ya sea con Donald Trump… hay mucho odio en él, todo es muy feo. Es difícil hasta entrar a internet, porque está repleto de malas noticias, así que nos dijimos que había que realizar algo positivo, algo que fuera sobre reconciliación y perdón. Con eso en mente, llegar a la premisa fue sencillo, pero nos tomó mucho tiempo el poder llevarla a la práctica, realizar algo y que parezca simple no es tan fácil. Y el rodaje fue un poco complejo, porque el inglés es el idioma más usado en Singapur, así que el guion estaba escrito en inglés. Después tienes que traducirlo al japonés, y ya se sabe que hay cosas que se pierden en la traducción pero Takumi Saitoh es muy sensible, y le dejé que construyera a su personaje. Llegó un punto en que yo solo le daba algunas instrucciones sobre el personaje y él improvisaba el diálogo.

CA: ¿Cómo se conocieron?

EK: Le conocí hace unos años, cuando hice Tatsumi a través de un amigo común. Cuando empezamos la pre-producción de Una receta de familia el productor Tachibana me hizo una lista con actores, porque él tiene un gran conocimiento de la industria, y allí estaba su nombre. Hablamos una vez por Skype y ya me di cuenta de que él era perfecto.

Creciendo en Singapur en los años 80 yo era un superfan de Seiko Matsuda, era muy popular, a la altura de Madonna. Las entradas de sus conciertos se agotaban en horas, grababa dos discos al año… y ella no es realmente una actriz, pero era perfecta para el personaje. Cuando hablamos por Skype vi que su inglés era perfecto, así que le dije que me esforzaría para darle escenas muy buenas. Le encantó. Y ella también improvisó sus propios diálogos, porque yo soy singapurense, y los japoneses tienen una manera muy rica, muy particular de hablar, así que necesitaba que ellos pusieran esa sensibilidad. Es como el padre cocinero, Higawara-san, lo convertí en bebedor en vez de fumador porque me dijo que no podría cortar la carne si los dedos le olieran al tabaco. No se me habría ocurrido.

En el rodaje en Japón nos convertimos en una familia, y algo que me sorprendió y fue muy bonito es que cuando volví a Singapur el equipo japonés se pagó con su propio dinero los billetes para volar hasta allí y estar juntos. Les dije que tenían que visitar la ciudad, el zoo, pero no solo querían estar en el set. De alguna manera todo de lo que hablábamos en la película, reconciliación, perdón, amor, la unión de culturas, sucedió, y ahora somos amigos, mantenemos el contacto. Se ha creado una relación maravillosa. La última vez que Takumi Saitoh vino a Singapur para promocionar su film Hirugao, me trajo especias de Kyoto… buenísimas. Así que cuando le he visto le he dicho que si me había traído más…(ja, ja, ja)… Es una gran estrella, pero es muy inteligente, y tiene muy buen corazón. Va a ser un gran director. Y no para de trabajar, su agencia le mantiene muy ocupado, pero cuando puede va a hospitales y hace trabajos benéficos.

CA: Sigamos con Una receta de familia. ¿Cómo fue el trabajo con su admirada Seiko Matsuda?

EK: Fue una maravilla, es una gran profesional. Y no es algo que ella haga habitualmente, porque ella es cantante, pero en la mayoría de sus escenas solo necesitaba una o dos tomas para encontrar el punto. Lo ha hecho muy bien. Y Takumi también. Cuando tienes a alguien que actúa bien, aumenta el rendimiento de todos, y es algo que se notó a lo largo de todo el rodaje. En esencia, le debo mucho a todo al reparto, porque han llenado de vida a mis personajes. Y lo bonito es como por ejemplo Mark Lee, que es el cómico más conocido de Singapur e interpreta al personaje del tío Wee, y Takumi se hicieron muy amigos. Mark le llevaba a cenar comida de Singapur, y luego se iban a cantar al karaoke, porque Takumi había sido cantante, pero allí le entraba vergüenza (risas). Ha sido una experiencia muy cercana, hubo mucha unión desde los primeros ensayos. Después el rodaje fue solo de 18 días, 5 en Japón y el resto en Singapur. Pudimos ir muy rápido porque bordaban cada toma.

CA: Debo hacerle una confesión, me gusta Una receta de familia, pero me gusta aún más cuando rueda Tatsumi o In the Room, ese lado suyo más ¿salvaje?…

EK: Me lo reservo para mi siguiente film, haré algo muy sangriento. Te entiendo…

CA: En su primer film, Mee Pok Man, ya había esa conexión con la comida…

EK: Sí, el Mee Pok son fideos chinos… esa conexión con la comida sigue todavía.

CA: No sé si se ha llegado a estrenar Una receta de familia en Singapur.

EK: Sí, fue bastante bien, pero el problema con Singapur es que la mayoría de películas a las que les va muy bien son de Hollywood, así que los cines terminan dándoles más espacio. Terminamos con unos 70 mil espectadores, pero si hablamos de una superproducción de Marvel ellos consiguen cerca del millón de entradas, estrenando en cien cines. Es importante que films como el nuestro se vean, por eso estoy muy contento de que la distribuidora MK2 consiguiera que el film se viera en Berlín; eso hace que el film pueda viajar, que se vea. Japón será el último país donde se vea, se estrenará en marzo. Mañana me voy a París para la premier, porque el film se estrena en Francia también en octubre, como en España.

CA: La película se estrena en España justo en los días del Salón del Manga de Barcelona, la segunda feria más importante de cultura japonesa de Europa, en la que la comida tiene un papel muy destacado.

EK: Me encantaría que se pudiera promocionar allí, porque creo que es una película que puede emocionar, como Una pastelería de Tokio de Naomi Kawase, que fue un gran éxito en todo el mundo. Sería genial que el público pudiera conocerla.

CA: Paso a dos cuestiones más generales, ¿puede hablarnos del estado de la industria cinematográfica de Singapur?

EK: Singapur fue un gran centro de producción a finales de los años 40 con los Shaw Brothers.

CA: Pero actualmente es muy complicado no solo contactar con las productoras de allí, sino ver las películas.

EK: Sí, allí tenemos a directores de estilo más autoral como Boo Junfeng, director de Aprentice o Royston Tan, y luego muchos directores que hacen comedia, pero son títulos que solo pueden funcionar en Singapur porque el humor es muy local. Y es un territorio pequeño, así que nos quedamos con que producciones más pequeñas como A Land imagined, que ganó en Locarno este año, pero que es un film muy abstracto y que, por su naturaleza, aunque se estrene, conseguirá muy pocos espectadores. Así que mi consejo habitual a los jóvenes realizadores es que hagan su primer film pensando que puede ser el último; que den el 101% de sí mismos y mantengan un presupuesto ajustado. La parte buena es que ya tenemos una Singapure Film Comission. Cuando rodé 12 Stories me di cuenta de que no había ningún apoyo para el cine de Singapur, así que junto a algunos amigos cogimos un papel en blanco y escribimos basándonos en los estamentos cinematográficos de Canadá y Francia, y lo enviamos al Primer Ministro. A la semana siguiente nos llamaron y nos dijeron que lo estaban estudiando, y a los seis meses ya estaba formado la comisión. Este año ya llega a las dos décadas, y también nos han ayudado con nuestro film. Es importante este tipo de subvenciones, porque así conseguimos reducir los presupuestos y tener proyectos más atractivos.

Si miramos, Singapur es muy pequeño, solo 5 millones de habitantes, de esos solo 3 millones son realmente singapurenses, así que tenemos 2 millones de extranjeros. Este año se ha producido Shirkers de Shandi Tan, nacida en Singapur, que ganó en Sundance el premio al mejor documental; el año pasado Kirsten Tan con Pop Aye también ganó allí, también está Ilo Ilo de Anthony Chen. Así que es increíble que un país tan pequeño pueda producir películas que tengan este recorrido por festivales. Y otra parte positiva es que estas películas pueden tener su premier y pase en festivales con mercado, con oportunidades para ser compradas. Los días de industrias potentes, como la de Hong Kong con John Woo, se han acabado. Todo lo fagocita China, nos guste o no lo que salga de allí, producen cantidades ingentes de dinero. Así que, si en Singapur nos mantenemos con autores emergentes de este tipo, estoy contento. Y en esta época las películas tienen mayor recorrido en las plataformas, ya sea Netflix o Apple. Conocí a James Wan y me dijo que le había encantado Tatsumi… la había visto en Apple. Hay maneras de conseguir que los ojos del espectador vean las películas, y es algo en lo que estoy muy interesado, como este proyecto con HBO Asia, Folklore, porque sabes que al tratarse de HBO la gente va a poder verlo. Al final lo que nos gusta a los directores es que nuestros films puedan verse, compartirlos, no que se queden guardados en una caja.

CA: ¿Qué le parece lo que está sucediendo con Netflix?

EK: Creo que es muy positivo, lo que están haciendo Bong Joon-ho con Okja, Brillante Mendoza con Amo… es como lo que estoy haciendo con HBO Asia y Folklore. En ella dirijo un episodio, pero también trabajo como showrunner: les comenté a HBO los directores lo que quería, les di unas directrices a seguir, pero les dejé libertad total, porque quería que cada episodio fuera diferente. Es la primera vez que HBO Asia acude a festivales, y ya estamos hablando de hacer una nueva serie, también antología, en la que tendremos a Erik Matti, por ejemplo.

 

En fin, solo media hora de entrevista y, ¿os habéis fijado lo que ha dado de sí? Todo un personaje el maestro ya Eric Khoo. ¡Hasta pronto!

 

Por Gloria Fernández (CineAsia)

 

 

 

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *