Box Office Corea Agosto 2017: El taxista Song Kang-ho llena las salas

Como ya es habitual, el mes de agosto en los cines coreanos es uno de los más agitados del año, pasando por las pantallas los estrenos que terminan acumulando más espectadores en la temporada. Este 2017 no ha sido muy distinto, y si bien el número de entradas parece haber bajado, algunos de los films locales siguen sumando cantidades de millones de espectadores con total normalidad. La propia historia ha vuelto a tener un peso específico importante, aunque con un pequeño giro, mientras dos producciones de perfil medio han sumado muy buenos resultados por encima de sus expectativas.

El número uno de esta semana es para V.I.P., un thriller de acción dirigido por Park Hoon-jung (New World, The Tiger) y producido por el gigante Warner. Un joven es detenido por los esfuerzos de la CIA, Interpol y los servicios secretos coreanos al ser sospechoso de una serie de asesinatos por todo el mundo. El problema: es hijo de un alto cargo del ejército norcoreano. Mientras la policía investiga el caso, los intereses de los países entrarán en conflicto. Gran reparto de veteranos como Jang Dong-gun (El redentor), Kim Myung-min (Deranged) y Park Hee-soon (El imperio de las sombras) junto a la estrella televisiva Lee Jong-suk, para un film que suma casi un millón de espectadores en su primer fin de semana en cines

En segunda plaza se encuentra el gran éxito del verano en los cines coreanos. A Taxi Driver ya supera los 11 millones de espectadores, y a lo largo de los próximos días entrará entre las 10 películas más vistas de su historia. Jang Hoon (The Front Line, Rough Cut) dirige este film basado en hechos reales que nos traslada hasta uno de los puntos más negros de la historia coreana reciente como las revueltas contra el gobierno dictatorial en la ciudad de Gwangju de 1980, en la que el ejército masacró a los manifestantes. En el film seguimos la historia de un reportero alemán enviado especial en Japón, que al conocer que algo estaba pasando en la ciudad decidió viajar hasta allí para documentarlo. Tuvo que hacerlo en Taxi desde Seúl, contratando al conductor durante unos días que cambiaron sus vidas. Song Kang-ho protagoniza esta película que toca una de las fibras del pueblo coreano, mientras el alemán Thomas Kretschmann (El pianista) interpreta al reportero Jürgen Hinzpeter quien, tras morir hace algunos años, quiso que sus restos descansaran en la ciudad de Gwangju. La ciudad le preparó un lugar en su recuerdo.

La historia como decíamos vuelve a tener un peso específico en los éxitos del cine coreano, pero con una diferencia, y es que parece que el público se ha cansado de la época de ocupación japonesa y aunque sigue apostando por los propios traumas políticos del país, son los conectados con los recientes problemas en la Casa Azul los que más interés despiertan. Así podemos entender el “fracaso” (entre muchas comillas) de Battleship Island, el blockbuster de Ryu Seung-wan ambientado a finales de la Segunda Guerra Mundial, que ha terminado sumando 6,5M de espectadores, una cifra muy notable aunque de este film se esperaba mucho más, mientras sube el interés por documentales como los dedicados al fallecido presidente Roh, o Criminal Conspiracy de Choi Seung-ho (Spy Nation), que esta semana suma cerca de 150 mil espectadores en novena plaza a pesar de contar con un estreno reducido.

En breve llegará a los 5M de espectadores Midnight Runners, una comedia de acción protagonizada por dos de los jóvenes valores coreanos como Kang Ha-neul, un actor con una gran facilidad para pasar del drama de New Trial a la comedia de Twenty, y Park Seo-joon, ya toda una estrella televisiva. Ambos interpretan a dos reclutas de la academia de policía coreana, y aunque no son los más brillantes de su quinta, se esfuerzan al máximo. Una noche de permiso son testigos de lo que parece el secuestro de una joven, con lo que ambos intentarán detener al criminal por si mismos después de toparse con la burocracia del cuerpo. Todo un éxito inesperado que ha dado un soplo de aire fresco a la cartelera coreana de manos del director Kim Joo-hwan, que ha pasado del cine independiente a una producción de presupuesto medio para la multinacional Lotte con el mejor de los resultados.

Hacía tiempo que el cine de terror coreano no daba un film que acumulase buenas críticas y salas llenas, y The Mimic lo ha conseguido. Ya supera el millón de espectadores este segundo film de Huh Jung (Hide and Seek), que si bien no va a conseguir el superéxito de su predecesor, sí que ha aportado una buena muestra de talento una vez más. En el film una familia sufrirá el ataque de una criatura mitológica de los bosques coreanos, capaz de imitar las voces de los seres más queridos de sus víctimas, con especial debilidad por los niños a los que devora. Yum Jung-ah (Cart) protagoniza la película.

Esta semana cierra el Top 10 coreano un film independiente de reparto enteramente femenino como The Table, que cuenta con algunas de las actrices más talentosas del país como Jung yu-mi (Train to Busan), Im Soo-jung (Soy un ciborg), Han Ye-ri (Haemoo) y Jung Eun-chae (Nobody´s Daugther Haewon). Kim Jong-hwan, un director independiente al que vale la pena seguir la pista, nos sienta en la mesa de una cafetería, donde veremos las conversaciones de cuatro parejas en cuatro escenas en las que el foco estará en ellas, descifrando sus sentimientos de amor y desamor y sus distintas situaciones personales a través de sus palabras y pequeños gestos.

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Natalia Diaz dice:

    Hola, Yo no creo que el público se haya cansado de la época de ocupación japonesa (quizás si) pero a mí la película no me pareció tan buena. Está muy bien, pero….no se. Quizás le da demasiado peso a la acción, y la parte drámatica queda, a veces, muy diluída, no emociona. Y a los personajes les falta un poco de definición. A taxi driver, mucho más sencilla, llega mucho más facilmente al espectador (aunque no sepas previamente la historia) y creo que está mucho mejor dirigida e interpretada.

    • cineasia dice:

      Son dos de las grandes películas del año. Estamos contigo en que a The Battleship Island le falte carga dramática a los personajes, aunque el diseño de producción es fantástico, y las escenas de acción están muy logradas. Tenemos muchas ganas de ver A Taxi… que se ha convertido en la película más vista este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *