Bocados de Japón: Una receta en diez pasos

El cine y la gastronomía son dos de las manifestaciones de la cultura japonesa más reconocidas a nivel internacional ya sea por su sofisticación o por su peculiaridad. Ya sea a través de la comedia o el drama, pasando por el cine documental la recreación histórica, el cine nos ha permitido conocer y disfrutar de algunos de los secretos de la gastronomía japonesa resultado del encuentro entre cocina y cine. Antes de la llegada de la Navidad donde la gastronomía se convierte en uno de los elementos centrales de la celebración, el miércoles 31 de octubre se estrena en nuestro país Una receta familiar, la película en la que el realizador de Singapur Eric Khoo nos habla de gastronomía, pero también de otros temas tan universales como la aceptación, el perdón y la reconciliación. Un film donde la comida es más que un mero nutriente, ya que puede calentar nuestros corazones y alimentar nuestras almas.

En Bocados de Japón: una receta de diez platos hemos recogido diez propuestas cinematográficas que permiten al espectador a descubrir una nueva forma de vivir la comida, donde los ingredientes, la preparación, los postres, guardan un enorme significado. Un menú de altura para acabar el año de la mejor manera posible.

Tampopo (Juzo Itami, 1985)

Deliciosa (nunca mejor dicho) obra maestra del inolvidable y malogrado director de cine japonés Juzo Itami, que demuestra que fue un genio poco apreciado por el público y la crítica, pero cuyo sentido del cine ha dejado una huella indeleble sobre la comedia japonesa actual. Un camionero y su compañero prueban la sopa de udon de una viuda en un pequeño restaurante, y al ser de las peores que han probado nunca, la mujer les pide ayuda para mejorar en la elaboración de la sopa. Durante el proceso surgirá entre ellos el encariñamiento con la dulce viuda.

Kamome shokudô (Kamone Diner) (Naoko Ogigami, 2006)

Nacida en la prefectura de Chiba, Japón, en 1972, Naoko Ogigami es junto a Naomi Kawase una de las directoras de mayor proyección internacional de su país. En 2006 lograría su primer éxito de taquilla en su país con la comedia gastronómica Kamome Diner. Una mujer japonesa abre un restaurante en Helsinki en el que la especialidad del menú son los onigiri (bolas de arroz). Con todo, su único cliente es un finlandés obsesionado por el anime Comando G, pero un día dos chicas japonesas llegan para echarle una mano…

Udon (Katsuhiuro Motohiro, 2006)

Udon, dirigida por el realizador Katsuhiro Motohiro, hace una sátira despiadada y bastante exagerada de algunos de los usos sociales del Japón de hoy, como el manipulable turismo de masas que simplemente se deja llevar por lo que dicen cuatro iluminados en los medios de comunicación, iluminados que saben destruir con tanta facilidad como saben crear. Matsui es uno de tantos soñadores que habitan en este planeta. Su sueño era hacer reír a la gente, triunfar en el mundo del humor, y por eso abandona su Japón natal y se va a vivir a Nueva York, para probar suerte en algunos clubes de comedia de mala muerte. Sin embargo, el público no comparte su particular forma de hacer chistes, así que, fracasado y con los bolsillos vacíos, regresa a Sanuki, la pequeña localidad que le vio nacer, y que es famosa por el udon, una sabrosa sopa de fideos gruesos.

Nankyoku ryôrinin (Shuichi Okita, 2009)

Un grupo de ocho científicos parten en una expedición a la Antártida y dejan atrás a sus familias durante más de un año. A medida que pasan los meses, los ánimos de los miembros de la expedición decaen. Por suerte para ellos, uno de los miembros es un gran cocinero que hará las delicias del equipo a partir de las reservas que les quedan en la despensa disminuyendo la tensión que se respira en la base.

Râmen Samurai (Naoki Segi, 2011)

La película dirigida por Naoki Segi aborda la importancia de la transmisión de la tradición y del amor por la cocina de padres a hijos, y como el recuerdo de la infancia sientan los fundamentos de una buena cocina. Un hombre decide coger las riendas del local de ramen de su padre tras la muerte de éste. Abandona su trabajo y vuelve a Kurume, su ciudad natal y una de las más famosas por su receta de ramen. Al principio se encuentra con el problema de no saber elaborar fielmente la receta de su padre, pero el recuerdo de cuando era pequeño, y la importancia que su progenitor otorgaba al uso de la imaginación, acabarán siendo fundamentales en su nuevo objetivo.

Ten no shizuku: Tatsumi Yoshiko inochi no soup (Atsunori Kawamura, 2012)

Documental que se adentra en el origen de la sopa a la cual Yoshiko Tatsumi, artista culinaria de 88 años, ha enfocado su vida. Un plato que la cocinera sirvió a su padre moribundo hasta el último aliento de su vida. Con el tiempo, este caldo fue conocido en todas partes como “la sopa de la vida”. Cuando cocina, Yoshiko extrae los mejores ingredientes de los magníficos cultivos japoneses con el objetivo de llevar alegría y felicidad al consumidor. Este documental captura la vida cotidiana de Yoshiko Tatsumi y sus pensamientos para un futuro mejor para la humanidad.

Bushi no kondate (Yuzo Asahara, 2013)

Haru Funaki, la protagonista de esta historia, recibe una interesante proposición justo después de divorciarse tras un año de matrimonio. Un samurái de la región de Kaga, perteneciente a una familia de cocineros, le ofrece casarse con su hijo, que escogió la espada en lugar de los fogones. ¿Será Haru capaz de enseñar a su nuevo marido el arte de la cocina para preservar el nombre de la familia y su suposición como chef samurái?

Shijukunichi no recipe (Yuki Tanada, 2013)

Un hombre se queda viudo repentinamente y pierde las ganas de vivir. Dos semanas después de la desgracia, una mujer va a visitarle y le entrega una receta que dejó su esposa para que viviese feliz. Mientras tanto, el hombre recibe la visita de su hija, que está a punto de poner fin a su matrimonio. Un drama sobre la pérdida basado en una novela de Yuki Ibuki.

Una pastelería en Tokio (Naomi Kawase, 2015)

Basada en la novela del escritor japonés Durian Sukegawa, Una pastelería en Tokio de Naomi Kawase, vuelve a la tradición de la relación entre el público occidental y el cine oriental. En esa tradición, las películas japonesas (Kurosawa, Ozu o Kobayashi) enseñaban al espectador occidental las buenas maneras del transcurrir de la vida, tanto del vivir como del morir, encontrando una especie de arcadia humanista y un elevado sentido de la simplicidad ética: Una anciana se ofrece para trabajar en una pequeña tienda de dorayakis (dulces rellenos de an, pasta hecha con judías rojas dulces). Gracias a su receta, elaborada con paciencia y delicadeza, el negocio comienza a prosperar.

Raman The (Una receta familiar) (Eric Khoo, 2018)

Cuando el director de cine Eric Khoo y el productor japonés Yutaka Tachibana estaban trabajando en el guion de Una receta familiar (Ramen Shop), siempre hablaban de lo interesante que sería que los espectadores no solo disfrutasen de la película sino también que probasen el plato que habían creado en ella. La llamaron ramen teh y es una fusión entre el ramen y el bak ku teh, dos platos emblemáticos de Japón y Singapur respectivamente.

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *