Berlinale 2019: gran presencia asiática

Llega el 69º Festival de Cine Internacional de Berlín, el primer gran festival de cine europeo del año, que sirve como escaparate a algunos de los grandes nombres del cine contemporáneo. Desde hace ya varias décadas que se ha convertido en una cita en la que podemos ver por primera vez algunas de las cintas asiáticas más esperadas del año. Grandes nombres como Zhang Yimou, Satyajit Ray o Hayao Miyazaki han pasado por el certamen y ya saben lo que es alzarse con el Oso de oro. Este año China promete ser una de las grandes protagonistas del festival con la participación de Zhang Yimou y tres de los grandes directores de la sexta generación de cineastas chinos: Wang Quan’an, Lou Ye y Wang Xiaoshuai. También tendrá un papel destacado el cine indio con Gully Boy de la directora Zoya Akhtar y Photograph del internacionalmente reconocido Ritesh Bartra, entrando en la categoría especial del Festival.

Dos filmes chinos y uno mongol han sido seleccionados para la Competición oficial y por tanto se disputan el premio más prestigioso del Festival, el Oso de oro: One Second, de Zhang Yimou; So long, my son, de Wang Xiaoshuai y Öndög, de Wang Quan’an. Posiblemente el estreno más esperado sea el de One Second, que se sitúa en todas las quinielas como una de las favoritas a alzarse con el premio. Zhang Yimou ya se hizo con el galardón en 1988 con Sorgo Rojo, convirtiéndose en el primer gran premio internacional para una película del Mainland. Zhang Yi (Operation Red Sea) interpreta a un prisionero que escapa del campo de trabajo en el que estaba recluido durante la Revolución Cultural con el único objetivo de ver un documental en particular. La película promete ser una carta de amor al cine con fuertes componentes autobiográficos ya que Zhang Yimou vivió una situación similar durante la Revolución Cultural, siendo enviado al campo a trabajar.

Öndög y So long, my son también parten como serias candidatas. Wang Quan’an ya se alzó con el Oso de oro en 2007 con La boda de Tuya y Wang Xiaoshuai ganó el Oso de plata en 2001 con La bicicleta de Pekín y el Premio del jurado y Mejor guión original con In love we trust en 2007. Ambos cineastas presentan proyectos muy ambiciosos. Por un lado, Wang Xiaoshuai pretende comentar y capturar los cambios sociales, económicos y políticos que ha sufrido China desde el inicio del gobierno de Mao hasta los años 80 con la llegada del capitalismo más deshumanizador. Wang Jingchun (Las flores de la guerra) y Yang Mi (The Witness) protagonizan la cinta de unas tres horas de duración, que seguirá la historia de dos familias durante esas turbulentas décadas. Por otro lado, en Öndög su director Wang Quan’an regresa a Mongolia, presentando un reparto totalmente desconocido para una historia de crímenes y supervivencia en la estepa.

En la sección Panorama -con mucho prestigio y que suele albergar a películas rompedoras e inconformistas- se estrenan destacables producciones asiáticas. Una de las más destacadas es Idol, del director coreano Lee Su-Jin (Princesa). Se trata thriller dramático con elementos neo-noir y un veterano reparto en el que destacan Han Suk-kyu (The Royal tailor) y Sol Kyung-Gu (Oasis). Princesa (Han Gong-ju), la opera prima del director, obtuvo un gran éxito internacional e incluso llegó a España, así que estaremos atentos por ver como funciona en el Festival. También habrá presencia japonesa en la sección, con el debut de HIKARI, reconocida directora de cortometrajes, que estrena 37 seconds, una historia que gira en torno a la vida como “mangaka” de su protagonista, una joven con discapacidad física. Por último, no podía faltar una destacada presencia china en la sección, en este caso con dos largometrajes. Lou Ye, una de las figuras más destacadas del cine chino de las últimas dos décadas, presenta The Shadow Play, una durísima critica a la corrupción y avaricia en la sociedad china contemporánea. Cámara en mano y un estilo “amateur”, Lou Ye vuelve a sus raíces como uno de los grandes exponentes del cine urbano en China. La última película que compite en la sección es A dog barking at the moon, debut de la directora Xiang Zi. Producción china y española, se trata de una historia de deseos reprimidos, la importancia del matrimonio en la sociedad china y la frialdad de una familia rica.

Dejando ya las dos secciones con más prestigio y con directores más reconocidos, las demás nos pueden servir para descubrir nuevos talentos y directores poco conocidos. En la sección Forum -dedicada a películas que suelen definirse como “arthouse”- podemos descubrir algunas interesantes propuestas como Fukuoka, película coreana del director chino Zhu Xin o Leakage, una poderosa producción iraní y checa que trata sobre la inmigración, con la joven Suzan Iravanian detrás de las cámaras. Completan la participación asiática en esta sección Vanishing Days de Zhu Xin, And Your Bird Can Sing, del japonés Sho Miyake y From Tomorrow on, I Will una producción china, serbia y alemana de los directores Ivan Markovic y Lu Winfeng.

La sección Generation -dedicada a películas que retratan la vida de niños o adolescentes- tiene incluso más representación asiática que las que hemos visto hasta ahora. La sección se divide a su vez en dos más, Generation Kplus -si trata sobre niños- y Generation 14plus -si trata de adolescentes-. A first farewell, debut de la joven cineasta Wang Lina y Kokdu: a story of guardian angels del coreano Kim Tae Yong participarán en Generation Kplus. En la otra sección, encontramos una participación más amplia, entre la que destacamos We are Little Zombies, el primer largometraje del director japonés Makoto Nagahisa. La película, que ya ha pasado por el Sundance Film Festival ganando un premio especial del jurado por su originalidad, promete dar mucho que hablar y podría convertirse en una de las sensaciones del año. También es interesante la inclusión de una producción de Bhutan, algo que no suele ser habitual, en este caso se trata de The Red Phallus, primer largometraje de Tashi Gyeltshen. Se trata de una propuesta radical y arriesgada, en la que seguimos a una joven perseguida por los espíritus, que deberá conseguir su independencia y construir su identidad. House of Hummingbird, de la coreana Kim Bo-ra, Bulbul Can Sing, de la directora india Rima Das, que el año pasado arrasó con su Village Rockstars, y The Crossing, de la directora Bai Xue, cierran la lista de producciones asiáticas en esta sección.

Acabamos este avance hablando de las secciones especiales. Perspektive deutsches Kino -sección que ayuda a jóvenes directores a realizar y presentar su opera prima- le ha servido a la india Udita Bhargava para debutar con Dust, una producción india y alemana. En Culinary Cinema, una sección especial que une cine y gatronomía, encontramos dos películas asiáticas: Complicity, de Kei Chikaura y la indonesa Aruna & Lidahnya, del director Edwin. Por último, volver a mencionar Gully boy, de Zoya Akhtar y Photograph, de Ritesh Bartra, invitadas para presentarse en pases especiales y que completan la increíble selección de películas asiáticas que se podrán disfrutar en la Berlinale de este año.

Un reportaje de Josep Santcristófol

   Enviar artículo en formato PDF   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *