American Dreams in China (Peter Chan 2013)

Hacia finales del mes de Mayo llegó  a las carteleras chinas y hongkonesas American Dreams in China, la nueva y muy esperada película del director Peter Chan tras el enorme exitazo de público y crítica que supuso su anterior trabajo, la magnífica Dragón (Wu Xia, 2011). Y lo hizo con uno de esos títulos que, desde sus primeros pasos, ya prometen, lo que la ha colocado automáticamente en el número uno de la taquilla china, superando contra todo pronóstico al blockbuster americano Iron Man 3 (según datos recogidos por China Films News, el film recaudó en tan sólo tres días de exhibición la friolera de 108 millones de yuanes, lo que vienen a ser unos 17, 6 millones de dólares).

American-Dreams-in-China posterY es que, tras un tiempo alejado de la China contemporánea (tanto la mencionada Dragón como The Warlords se ambientaban en la etapa feudal), Chan vuelve a ella para narrarnos la historia de tres hombres chinos que empiezan sin un duro mientras estudian en la universidad de Beijing y paulatinamente van ganando dinero hasta convertirse en propietarios millonarios del imperio de las llamadas “cram schools”, que para quien no lo sepa se trata de escuelas especializadas que forman a sus estudiantes para alcanzar objetivos particulares, como pueda ser pasar los exámenes de ingreso de escuelas secundarias o universidades (la palabra cram se deriva del término “cramming”, que significa abarrotar, refiriéndose a la gran cantidad de materias que se han de estudiar en un corto periodo de tiempo). Uno de ellos hará las Américas tras conseguir una ansiada VISA, pero las cosas no le irán tan bien como se esperaba y acabará regresando junto a sus dos colegas, quienes ya han empezado a ganarse la vida la mar de bien con las academias de inglés.

Basada en la historia real de un maestro chino que llegó a ser uno de los hombres más ricos de la China continental a través de sus centros de tutoría donde se enseñaba lengua inglesa, American Dreams in China nos presenta a un trío de jóvenes idealistas quienes trazan los cambios sociales de su país desde la década de los ochenta, momento en el que comienzan profundas reformas económicas en el país, hasta principios del siglo XXI, cuando, en primer lugar, unen fuerzas para levantar el negocio, para después caer a la hora de intentar realizar sus ambiciones.

El film, producido por el propio Chan y su socio y colaborador de toda la vida Jojo Hui, está protagonizado por un elenco actoral de bandera, encabezado por Huang Xiaoming (The Guillotines), Deng Chao (Detective Dee y el Misterio de la Llama Fantasma) y Tong Dawei (Flowers of War). A su lado, también hallamos la participación de algunos actores americanos como Roy Pollack (a quien también podemos ver junto a estrellas dela talla de Morgan Freeman y Jesse Eisenberg en Ahora Me Ves…), Georg Anton (quien ya ha participado en otras producciones orientales como un biopic sobre Quian Xuesen o el drama más reciente Ju Ke Zhen) y la casi debutante Bettina Skye.

En cuanto al apartado técnico se refiere, hay que destacar en primer lugar la presencia de un grande como el australiano Christopher Doyle quien se ha hecho cargo de la fotografía del film, lo que ya de por sí es un rasgo inequívoco de calidad del producto, pues no en vano el operador ha tenido el lujo de trabajar en producciones de cineastas tan emblemáticos como Chen Kaige o Zhang Yimou, a parte de alcanzar reconocido prestigio con sus numerosas colaboraciones con Wong Kar-Wai.

Por nuestro colaborador Francisco Nieto

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *